Jueves, 18 de Julio del 2019
Última actualización: jueves 18 julio 2019
Autor (es): ALFREDO DELGADO CASTRO (1); JAIME VILLAVICENCIO VILLAFUERTE (2); LILY PALOMINO TAYPE (2); MIGUEL QUEVEDO VALLE (2); ANA B. OBREGON CRUZ (3).
1. CLINICA DE ANIMALES MAYORES, FACULTAD DE MEDICINA VETERINARIA, UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS. 2. SERVICIO NACIONAL DE SANIDAD AGRARIA (SENASA). 3. ESTUDIANTE FACULTAD DE MEDICINA VETERINARIA, UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS.

Actualidad del Ántrax en la ganadería peruana


Actualidad del Ántrax en la ganadería peruana

Introducción

El Ántrax, también conocido como Carbunco Bacteridiano, es una enfermedad zoonótica grave de distribución mundial que puede afectar a la mayoría de mamíferos (CFSPH, 2007). Se presenta generalmente de forma hiperaguda ocasionando la muerte repentina de los animales infectados (Senasa, 2016). Además es una amenaza para la seguridad alimentaria por la capacidad del agente de afectar a un gran número de animales de diferentes especies a partir de una fuente común. Por todas estas razones es que se debe tener un adecuado control y sobre todo prevención de esta enfermedad que es endémica en muchas partes del mundo (OIE, 2015).

En el Perú, el Servicio Nacional de Sanidad Agraria (Senasa) ha establecido programas intensivos de vacunación del ganado donde se ha obtenido resultados exitosos (Senasa, 2016). Muchos de los brotes en la actualidad ocurren en áreas donde no se han implementado programas de vacunación ininterrumpida (Minsa, 2006).

Etiología

El Bacillus anthracis (Fig. 1), agente etiológico de la enfermedad, es una bacteria Gram positiva, aerobia, que tiene la capacidad de producir exotoxinas (factor edematógeno, factor letal y antígeno protector) y de formar esporas (Murray P. et al., 2016).

Biológicamente, el Bacillus anthracis presenta dos estadíos: Forma vegetativa (metabólicamente activo) y esporas (metabolismo al mínimo). La forma bacilar es muy susceptible a condiciones ambientales adversas, es por ello que al entrar en contacto con el aire se convierte en su forma de espora (Minsa, 2016). Estas esporas pueden permanecer en el ambiente durante décadas debido a su alta resistencia a factores externos, incluyendo el salado de las pieles, temperaturas ambientales normales y ciertos desinfectantes (CFSPH, 2007).

Epidemiología

1. Fuentes de infección

En los animales infectados, existe una gran carga bacteriana en los exudados hemorrágicos de la boca, la nariz y el ano. Cuando estas bacterias son expuestas al oxígeno, forman endosporas y contaminan el suelo. La esporulación se produce si el cadáver se abre; sin embargo, este proceso requiere oxígeno que no se genera dentro del cadáver cerrado. Se considera que los organismos vegetativos se destruyen en pocos días durante el proceso de descomposición de los cadáveres que no son sometidos a necropsia (CFSPH, 2007).

La capacidad de formación de esporas, prolonga la infectividad del ambiente durante largos periodos de tiempo, tras la muerte de un animal estas pueden permanecer en la tierra, en el agua o en los subproductos de origen animal (Brooks G. et al., 2012). Al trabajar la tierra o producto de inundaciones, las esporas pueden aflorar y difundirse en la superficie, así mismo los piensos que han crecido en terrenos contaminados también pueden ser una fuente de infección. Los productos de origen animal como harina de huesos, concentrados de proteínas, productos de excreción, sangre u otro material infectado también son fuente importante. Otro medio de contagio importante es por el consumo de agua contaminada con desechos de centros de producción, tratamiento de pieles y camales (CFSPH, 2007).

2. Susceptibilidad

La susceptibilidad varía dependiendo de la especie, los rumiantes domésticos y salvajes son los más susceptibles, seguidos por los caballos; los omnívoros y carnívoros son relativamente resistentes, en este grupo se encuentran los humanos. En las regiones endémicas, el ántrax puede resultar un problema grave en los rumiantes que no han sido vacunados (OIE, 2015).

3. Factores de riesgo

Manejo: los animales al pastoreo se encuentran más expuestos, la carencia de alimento y exceso de carga también incrementa el riesgo debido a que van a consumir pastos más pegados al suelo. Las pasturas ásperas en tiempo de sequía, provoca abrasiones de la mucosa bucal, pudiendo generar mayor exposición. Lo mismo ocurre cuando el pasto está limitado a zonas muy contaminadas con charcos (CFSPH, 2007).

Ambiente: los suelos neutros a alcalinos (pH no menor de 6.0), relativamente alto en nitrógeno y materia orgánica favorecen la conservación del agente. Cambios climáticos importantes, como lluvias intensas después de sequía prolongada puede aumentar la exposición de los animales (Murray P. et al., 2016).

Agente: supervivencia de esporas por decenios en la tierra. 270 días en sangre a temperatura ambiente, 311 días en los cadáveres, 150 días en heces liquidas, en aguas sucias 2 años. Los denominado “campos malditos”, se forman debido a que hay presencia de esporas en ellos y van a seguir siendo infecciosos hasta los 60 años siempre y cuando sea un terreno alcalino, no drenado con clima caluroso. La capacidad de flotación de las esporas permite llegar rápidamente a los animales en charcos o aguas empozadas (FAO, 2011).

4. Transmisión

La infección se transmite por tres vías: digestiva, cutánea y pulmonar. La vía digestiva es la más importante, por la ingestión de alimentos (pasturas, forraje, productos de origen animal) y agua contaminada (FAO, 2011).

La infección cutánea es rara en bovinos, para este caso se debe tomar en cuenta la picadura de insectos hematófagos, por lo que suelen darse con mayor incidencia al final de verano y el otoño, ya que hay proliferación de vectores y alta presencia de esporas (FAO, 2011).

La forma pulmonar también es poco frecuente en animales y es resultado de la inhalación de polvillos o polvos cargados de esporas (CFSPH, 2007).

5. Situación en el Perú

En nuestro país, el carbunco o ántrax es endémico en la región de la costa, siendo los departamentos de Lima, Ica, La Libertad, Lambayeque, Piura, Tumbes, Ancash, Cajamarca, Moquegua y Tacna, los que han informado ocurrencias de esta enfermedad en sus jurisdicciones (Senasa, 2016).

Notificaciones por sospecha de Ántrax: Durante los 5 últimos años se han reportado 82 notificaciones por sospecha de Ántrax (Gráfico 1), como se observa en el cuadro N° 1. Los departamentos con mayor número de notificaciones fueron Cajamarca, Tacna y Moquegua con 21, 18, y 10 reportes, respectivamente. En 2016, nueve departamentos reportaron regularmente entre 1 a 3 sospechas, sin embargo Cajamarca fue la excepción con un reporte de 19 sospechas por Ántrax (Senasa, 2016).

Brotes de Ántrax: ocho brotes fueron reportados en los últimos 5 años en Cajamarca, Ica, Piura y Tacna (Gráfico 2) como se muestra en el cuadro N° 2. En el Perú, el rango de presentación es de 0 a 3 brotes al año (Senasa, 2016).

Problemática: es difícil conocer la incidencia del ántrax debido a las subnotificaciones existentes, parte de este problema radica en la creencia de que al notificar casos sospechosos, se va a decomisar los animales. La cobertura de vacunaciones es incompleta en explotaciones extensivas, por motivo que los animales se encuentran dispersos en lugares de difícil acceso o por que el ganadero solo quiere vacunar una parte de sus animales con la idea de evitar mayor gasto (Senasa, 2016).

Patogenia

La forma infectiva del agente es la espora, estas ingresan a través de las membranas mucosas, para la forma cutánea de la enfermedad, necesariamente tiene que haber contacto con alguna herida en la piel. Las esporas germinan en la sub mucosa, dando origen en 2 a 5 días a la forma vegetativa (FAO, 2011).

En el caso de la forma pulmonar, las esporas fagocitadas y transportadas a los ganglios linfáticos regionales donde pueden permanecer hasta 60 días antes de germinar. La forma vegetativa posee una cápsula que le permite evitar la fagocitosis y también produce una exotoxina, responsable de los principales signos y lesiones. Desde la lesión inicial, el B. anthracis invade la vía linfática y puede alcanzar la circulación general, ocasionando lesiones sistémicas que comprometen la vida del individuo. La toxina está formada por tres factores, el antígeno protector (AP), el factor edema (EF) y el factor letal (LF), por sí solos, estos factores no causan daño, sin embargo al combinarse en pares producen el daño característico de la enfermedad. La combinación de PA y LF forma la toxina letal que causa la muerte en animales de experimentación y la lisis de ciertas líneas celulares eucarióticas. La toxina edemática, constituida por PA y EF, induce un incremento en los niveles de AMPc (AMP cíclico) intracelular generando edema en los tejidos (Pavan M. et al., 2011). Las manifestaciones de la enfermedad están determinadas en primer lugar por la extensión de tejido afectado en el órgano de ingreso; en segundo lugar, por el compromiso hemodinámico secundario a la liberación de los mediadores de la inflamación; y en tercer lugar, por la magnitud de la invasión de otros órganos a través de la vía hematógena (pulmón, mediastino, meninges) (Pavan M. et al, 2011).

Lesiones

Hay una ausencia notable de rigidez cadavérica y la canal experimenta una descomposición gaseosa, adoptando rápidamente la postura de “caballete” característica. En todos los orificios naturales se suele observar un exudado oscuro, de sangre alquitranada, que no coagula. Si hay una buena razón para sospechar la existencia de ántrax, no debe abrirse el cadáver (Smith B. et al., 2010). La ausencia de coagulación de la sangre, las equimosis generalizadas, la presencia de líquido seroso sanguinolento en las cavidades corporales, enteritis grave. Hemorragias petequiales subserosas en epicardio, ganglios linfáticos (Fig. 2), pleura y peritoneo parietal; úlceras de la mucosa intestinal (CFSPH, 2007). El bazo aumentado de tamaño está blando, rojo oscuro hasta negro alquitrán, con una consistencia parecida a la de “mermelada de moras” (FAO, 2011).

Signos

El periodo de incubación depende de la cantidad de esporas ingeridas, en caballos y ganado vacuno, se encuentra por encima es más frecuente al principio de un brote, la instalación es brusca y rápidamente mortal (Fig. 3). Animales presentan apoplejía cerebral y mueren. (OPS, 2003). Forma aguda y subaguda: son frecuentes en bovinos, equinos y ovinos. (OPS, 2003). Comienza con una subida brusca de la temperatura corporal (fiebre). Va acompañado principalmente de debilidad, incoordinación de movimientos, anorexia, cese de rumia y excitación seguida por depresión. A menudo, también hay orina (hematuria) y diarrea sanguinolenta (melena). La secreción de leche cesa pronto, hay dificultad respiratoria (disnea y taquipnea). Las dificultades respiratorias se agravan progresivamente y la muerte se presenta, por último con manifestaciones de asfixia (OPS, 2003).

La forma crónica se presenta sobre todo en especies menos susceptibles, como el porcino. A menudo no presentan manifestaciones clínicas. El signo principal de esta forma es el edema de la faringe y de la lengua; con frecuencia se observa una descarga espumosa y sanguinolenta por la boca y los animales pueden morir por asfixia. Otra forma crónica localizada que se presenta en el cerdo es la intestinal (OPS, 2003).

Diagnóstico diferencial

Al principio el carbunco puede confundirse con las infecciones por clostridios, muerte por rayos, intoxicaciones por plantas, otras intoxicaciones o déficits de minerales. Los cadáveres de los animales con sospecha de carbunco no deben abrirse con el fin de evitar la esporulación de las células vegetativas y una mayor contaminación del ambiente. Es necesario el diagnóstico de laboratorio para un diagnóstico definitivo de los casos sospechosos (Smith B. et al., 2010).

Diagnóstico

1. Toma de muestra

Para confirmar el diagnóstico en una canal sin abrir, se deberá extraer sangre periférica o liquido de edema local mediante punción con aguja. Las muestras se toman directamente de los orificios naturales cuando se presentan con hemorragias. Se debe recoger con una jeringa estéril sangre periférica de la vena de la cola de los rumiantes. Se debe poner un algodón humedecido en alcohol al 70% en el punto de recolección para minimizar el derrame de sangre o fluidos contaminados (OIE, 2015).

Cuando la descomposición de una canal está avanzada, se puede recoger una pequeña cantidad de sangre de la superficie de amputación reciente del rabo o de una oreja. Una parte del bazo es la muestra de elección para cultivo bacteriológico cuando se ha abierto la canal. En el exterior del paquete se hará constar el carácter infeccioso del contenido (OIE, 2015).

El diagnóstico se realiza examinando extensiones directas de sangre o tejido y realizando cultivos bacteriológicos. Debe considerarse que las muestras de sangre de pacientes tratados previamente con antibióticos por lo general no contienen gérmenes de carbunco (OIE, 2015).

2. Pruebas de laboratorio

Extensiones de sangre: la tinción Gram nos permite observar su característica forma bacilar Gram positivo, en cadenas cortas y bordes cuadrados, mientras que la tinción con azul de metileno policrómico (M’Fadyean) permite observar la cápsula del bacilo (Smith B. et al., 2010).

Aislamiento bacteriano: se hace fácilmente en agar de sangre, las colonias aparecen tan solo a las 6 horas de la incubación, estas son grandes, grisáceas y blanquecinas, con textura de ojo de abeja (Smith B. et al., 2010). Algunas de las pruebas que se usan para identificar al B. anthracis, una vez aislado son la motilidad (inmóvil), hemolisis (no hemolítico), sensibilidad a la penicilina (adopta formas esféricas, que semejan perlas de un collar) (OPS, 2003).

Prueba de Ascoli: es una prueba diseñada para detectar antígenos de B. anthracis en materiales biológicos como cueros. Esta prueba es poco específica, ya que B. anthracis comparte antígenos termoestables con otras especies de Bacillus (Smith B. et al., 2010). Sin embargo la ventaja radica en que puede identificar antígenos en cadáveres en estado de putrefacción, donde por otras pruebas sería difícil determinar. Para ello es necesario que exista una cantidad suficiente de antígeno en la muestra, por esta razón, en la forma hiperaguda o localizada, puede observarse una reacción negativa (FAO, 2011).

Serología y diagnóstico molecular: las pruebas serológicas han demostrado ser poco sensibles o carecen de la especificidad requerida para su uso rutinario (Smith B. et al., 2010). Mientras que las pruebas moleculares como PCR son usadas con fines científicos o monitoreo de bioterrorismo en algunos países, sin embargo no tienen utilidad práctica (FAO, 2011).

Tratamiento

Hasta los años 50, el único tratamiento eficaz era la inyección de suero anticarbuncoso. Todavía sigue usándose hoy día en equinos y vacunos. El suero neutraliza la toxina, sin embargo los resultados son variables debido a que no inhibe la multiplicación del bacilo (Smith B. et al., 2010).

La penicilina y otros antibióticos como las tetraciclinas, se han mostrado muy eficaces frente al bacilo del carbunco. Se debe mantener en control constante la temperatura, y aplicar tratamiento a aquellos que presenten un alza térmica. Se aplica Penicilina G Sódica 20,000 UI/kg PV IV, 2 veces al día, así mismo la administración de Estreptomicina (8-10g/kgPV IM, 2 veces al día) ha demostrado buenos resultados. También se puede aplicar Oxitetraciclina (5-10 mg/kg MC) vía intramuscular (Smith B. et al., 2010).

Prevención

En el Perú, las campañas de vacunación se realizan en bovinos, ovinos y caprinos (Fig. 4) de las zonas enzoóticas de nueve departamentos de la costa del país como son: Tumbes, Piura, Lambayeque, La Libertad, Ancash, Lima, Ica, Moquegua y Tacna, usando la cepa Sterne saponinada. La cobertura de vacunación ha sido exitosa, superando las vacunaciones programadas (Gráfico 3), como muestra la tabla 3 (Senasa, 2016).

Control

Es una enfermedad de notificación obligatoria, en el Perú, el Senasa es la institución encargada de controlar la diseminación de esta enfermedad (Senasa, 2016). Ante la presentación de un caso, lo primero que se debe hacer con los animales es alejarlos de la posible fuente de contaminación. Interrumpir el alimento (pastoreo, heno, concentrado, harinas). El resto de los animales expuestos debe vacunarse de inmediato, luego de lo cual no deben ser tratados con antibióticos durante 1 semana, para no alterar el proceso de inmunización. Como regla a los 8-10 días de la vacunación ya no aparecen nuevos casos de carbunco (FAO, 2011).

Además de la terapia con antibióticos y la inmunización, es necesario aplicar procedimientos específicos de control para contener la enfermedad y prevenir su propagación. Es esencial eliminar de modo adecuado los animales muertos (FAO, 2011). El cadáver no debe ser abierto, ya que la exposición al oxígeno permitirá que se formen las esporas. Los locales se pondrán en cuarentena hasta que se haya vacunado a todos los animales sensibles y se hayan eliminado todos los cadáveres, de preferencia por incineración o por entierro a profundidad con cal viva (Fig. 5). La limpieza y la desinfección son tan importantes como el control de insectos y roedores (CFSPH, 2007).

Impacto en la salud pública

En los humanos, el carbunco se manifiesta de tres maneras distintas. La más común es una infección de la piel que se produce por la manipulación de animales o productos animales que contienen esporas (FAO, 2011). Puede ocurrir con los productores pecuarios o los carniceros que están en contacto con animales enfermos, o cuando la infección se transmite por medio de la lana o el cuero (CFSPH, 2007). Las esporas penetran en el cuerpo a través de los cortes o rasguños en la piel y causan una infección local que, si no se controla, puede propagarse a todo el cuerpo. La forma digestiva surge cuando se ingieren las esporas. La forma potencialmente más mortal es por inhalación (FAO, 2011). Es raro inhalar el carbunco en la naturaleza. Para proteger la salud pública, es indispensable prevenir la enfermedad en los animales (CFSPH, 2007).

De los casos positivos de Ántrax reportados en el periodo 2012 - 2017: El 67 % fueron bovinos, el 22% correspondió a caprinos y el 11 % a ovinos. Todos los casos positivos de Ántrax fueron hembras y de crianza extensiva.

Las provincias de Ocurrencia en Piura fueron: Morropón (Chulucanas) y Piura (castilla y Cura Mori).

En Cajamarca los brotes ocurrieron en la provincia de Cajamarca (Jesús y Llacanora).

Las provincias de Tacna (Inclán) presentaron 02 brotes.

La ocurrencia del brote en Ica fue en la provincia de Palpa (Rio Grande).

El 33% de brotes ocurrió en el mes de Febrero, el 22% en Julio y 22% en Octubre y el 11.5% en setiembre y 11.5% en enero (Senasa, 2017).

Para solicitar la bibliografía del presente artículo, por favor comunicarse al correo: aldelgadoc@gmail.com.

Comentarios
Agregar nuevo comentario

Publicidad
Artículos más vistos

Buenas prácticas de ordeño para producir leche de calidad

En nuestro país la implementación d...

Desplazamiento de abomaso a la izquierda en vacas lecheras

El desplazamiento de abomaso es una a...

Beneficios que otorga la genética en la producción ganadera

Nuevos avances en la tecnología repr...

La prueba de tuberculina

La prueba de tuberculina constituye, ...

Inseminación artificial: ¿De qué depende su éxito o fracaso?

La inseminación artificial (IA) es e...

Neosporosis bovina: un problema latente de la ganadería

La Neosporosis se ha convertido en un...

Manual de manejo y alimentación de vacunos:

RECRÍA DE ANIMALES DE REEMPLAZO EN S...




Actualidad Ganadera © 2019 Actualidad Ganadera no se hace
responsable por el contenido de sitios externos. Leer más.