Jueves, 19 de Octubre del 2017
Ingresa a tu cuenta
E-mail:
Contraseńa:
¿Olvidastes tu contraseńa?
Última actualización: jueves 19 octubre 2017

Autor (es): Cesar Nilthom Aguilar Guevara, MV - Rocio Sandoval Monzon, MV - Alfredo Delgado Castro, MV, Mg
Clinica de animales Mayores de la Facultad de Medicina Veterinaria Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Carcinomas de células escamosas


En el Perú los carcinomas de células escamosas son comúnmente observados en la raza Holstein, lo cierto es que todos los bovinos son susceptibles.

Carcinomas de células escamosas

Los carcinomas de células escamosas tiene alta frecuencia global y conforma la neoplasia primaria de origen epitelial más común de los bovinos, siendo responsable de pérdidas económicas significativas; las cuales se evidencian en mayores gastos médico-quirúrgicos, problemas reproductivos, incremento del dolor que repercute negativamente en la producción o en la pérdida de las vacas; esto sin considerar posibles decomisos de la carcasa en los centros de beneficio. En el Perú los carcinomas de células escamosas son comúnmente observados en la raza Holsteins, pero debido al mayor número de animales Holsteins en comparación con otras razas; lo cierto es que todos los bovinos son susceptibles.

Sitios de predilección

Puede presentarse en diferentes tejidos oculares y perioculares, especialmente en el tercer párpado, las superficies epiteliales conjuntivales, la unión córneoescleral y mucocutánea de los párpados; también se localizan en vulva y en zonas carentes de pigmento. En campo es posible observar innumerables casos de tumores vaginales con laceraciones sangrantes (imposibilitadas de ser cicatrizadas), heridas ya contaminadas o invadidas por larvas de moscas, crecimiento exagerado del tumor que puede llegar a nivel peritoneal, pudiendo obstruir el esfínter rectal cuando el tumor no es extraído a tiempo.

Se cree que la falta de pigmentación desempeña un papel importante en la susceptibilidad, inducción y promoción de la carcinogénesis, ya que la melanina desempeña un papel fotoprotector en las superficies epidérmicas y mucosas.

También, el carcinoma de células escamosas ocasionalmente puede surgir de heridas cutáneas irritadas crónicamente a través de la metaplasia del tejido. Los queratomas de la marca de hierro ocasionalmente se transforman en carcinomas de células escamosas. También se han observado bovinos viejos con carcinoma de células escamosas de la ubre o puntas de las orejas.

Frecuencia:

Las investigaciones históricas han estudiado la progenie de los animales con tumores de células escamosas, demostrando que la incidencia de la enfermedad es mayor en los animales nacidos de bovinos afectados; evidenciándose que los bovinos con piel color rosa alrededor de los ojos son más susceptibles. Estos resultados sugieren que la herencia es un factor importante dentro del proceso de selección en el hato lechero, considerando además, si los animales van a ser o no mantenidos a gran altura expuestos a intensa radiación solar durante largos periodos y si tienen o no hipopigmentación periocular o vulvar.

Factores predisponentes:

Se sabe de varios factores, como la susceptibilidad genética, niveles de nutrición, edad, luz UV, pigmentación periocular y virus que pueden contribuir a su desarrollo.

Luz ultravioleta  

Se cree que la radiación UV causa daño a nivel del ADN que conduce a la falla o retraso en la reparación del ADN, que puede conducir a mutaciones somáticas y al desarrollo de células cancerosas.

Virus

Los virus como herpes, papilomavirus, rinotraqueítis infecciosa bovina (IBR), se aislaron de carcinomas recogidos; se cree que estos agentes junto a la exposición a la luz solar y a procesos de fotosensibilización están implicados.

Edad

Se ha reportado que el pico de incidencia ocurre en bovinos entre los 7 a más años de edad, pues reportes de registros de eliminación de ganado informan que la tasa parece aumentar linealmente con la edad. Aunque el patrón de edad puede reflejar solo las consecuencias de la exposición prolongada a los agentes cancerígenos, también puede indicar alteraciones bioquímicas o inmunológicas que acentúan con la edad, lo que aumenta la probabilidad de la enfermedad.

Género

Lo cierto es que no hay datos científicos que sugieran que la hembra es más susceptible que el macho de la misma edad. Sin embargo, las vacas pueden ser más comúnmente afectadas simplemente por el predominio de hembras en las poblaciones de ganado.

Condiciones nutricionales

Se ha sugerido que altos niveles alimenticios se correlacionaron con aumento de la incidencia. Estos hallazgos indican un posible efecto fisiológico de los altos niveles de nutrición en el desarrollo de tumores; sin embargo, es necesario investigar más para fundamentar esta posibilidad. Por otro lado, se ha reportado que el carcinoma de células escamosas se puede presentar por intoxicación crónica por nitratos y nitritos.

Signos clínicos

Presencia de una masa rosada, elevada o ulcerada, que surge de un área despigmentada de la piel; frecuentemente, se observa una capa blanca o amarilla de material necrótico hediendo cubriendo la superficie de los tumores, los cuales son altamente vascularizados. Las descargas purulentas hacen que los tumores sean muy atractivos para las moscas. El carcinoma de células escamosas verdadero en párpado usualmente está precedido de lesiones precursoras que son epiteliomas o un crecimiento de verrugal.

Diagnóstico

Generalmente, la enfermedad progresa a través de 3 etapas definidas: placas, papilomas y carcinoma. El diagnóstico se realiza generalmente por el aspecto clínico típico, pero puede confirmarse rápidamente mediante el examen citológico por frotis de impresión y reconfirmado con el examen histopatológico de muestras obtenidas por biopsia, porque las reacciones inflamatorias severas pueden causar un diagnóstico falso. Hay que considerar que en animales con un ganglio linfático agrandados, se debe realizar un examen radiográfico de los pulmones, para buscar evidencia de metástasis adicional.

Tratamiento

El tratamiento puede ser fácil o puede ser imposible basándose en el tamaño del tumor, su ubicación anatómica y ausencia o presencia de metástasis evidentes en ganglios linfáticos regionales. Cada tumor debe ser evaluado por localización anatómica, calculando cuánto tejido puede ser destruido sin pérdida de su funcionalidad (por ejemplo, un párpado) y el costo del tratamiento. En general, la cirugía, la criocirugía (cuando se pueda), la hipertermia por radiofrecuencia y la radiación son los mejores tratamientos para tumores pequeños y permiten la preservación de estructuras normales críticas. Aunque la cirugía convencional es una práctica que funciona. Una agresiva terapia temprana es crucial, pues la vaca pudiera ser sometida a enucleación o exenteración orbitaria radical, cirugías vaginales-vulvares traumáticas e incluso pudiendo llegar a ser descartada.

Extirpación quirúrgica

Es el método de tratamiento más aceptado para la neoplasia escamosa a nivel ocular y vulvar. La disección de todo tejido anormal dentro de un amplio margen quirúrgico alrededor de las lesiones suele ser suficiente para asegurar la eliminación de la mayoría de las lesiones. Los casos limbales no deben ser tratados con excisión quirúrgica sola. Los procedimientos quirúrgicos para lesiones de párpados pequeños incluyen escisión sola y escisión con reconstrucción menor. El pronóstico con esta cirugía conservadora se considera bueno y se ha demostrado una baja tasa de recurrencia. Para la cirugía de extracción de masas palpebrales se puede lograr con una anestesia por infiltración local, pero la enucleación o exenteración se logra realizando bloqueo ocular retrobular o con anestesia de Peterson para la escisión radical. La desensibilización de los párpados se logra mediante anestesia selectiva del nervio auriculopalpebral. Los tumores de gran tamaño (50 mm de diámetro a más) localmente infiltrantes del párpado inferior tienden a ser mínimamente sensibles a crioterapia, hipertermia e inmunoterapia solos.

Crioterapia

La crioterapia es un procedimiento relativamente simple que causa la muerte de las células tumorales y necrosis a través del daño por congelación-descongelación. Es generalmente eficaz y relativamente barato. Además, la criocirugía proporciona analgesia durante varios meses debido a la lesión del nervio sensorial. La criocirugía implica la aplicación controlada de un criógeno -  nitrógeno líquido- que es el agente más popular. Se debe considerar que dentro de una a dos horas se desarrolla un edema considerable en el tejido normal circundante debido al daño vascular. Durante los días siguientes, el edema disminuye y el tejido destruido comienza a contraerse volviéndose algo seco, el cual se desprende generalmente entre los 7 y 10 días. 

Hipertermia

La hipertermia es también una modalidad de tratamiento bastante eficaz y fácilmente aplicable para lo que se dispone de un dispositivo portátil de radiofrecuencia capaz de calentar tumores oculares y se ha utilizado para la regresión inducida electrotérmicamente. El dispositivo puede inducir una temperatura de 50 ◦C a una profundidad de 3 a 4 mm sobre un área de 1 cm2. Sin embargo, si las aplicaciones hipertérmicas superficiales se superponen desde direcciones opuestas, puede ocurrir perforación corneal. Las mejores respuestas a la terapia hipertérmica se obtenido en tumores menos de 25 mm de diámetro.

Inmunoterapia y quimioterapia

Se han incluido vacunas derivadas de tumores, inmunógenos no específicos y terapia con citoquinas. Una sola inyección intramuscular de la fase acuosa de un extracto tumoral en solución salina-fenol, se asocia con una reacción inmune mediada por células, generando la regresión o desaparición completa del tumor en el 85% de los animales tratados e incluso los tumores de hasta 50 mm de diámetro retroceden completamente. Las inyecciones peritoneales o intratumorales de bacilo Calmette-Guerin (BCG) también se han utilizado para inducir la regresión del tumor; este producto es un extracto celular de la pared de micobacterias que se han utilizado para la inmunoterapia para varios tumores en el vacuno y equino; sin embargo, en el 50% de estos animales el tumor podría recidivar. Por otro lado; se ha reportado aplicaciones de sustancias causticas directamente en el interior del carcinoma como la formalina o el azul de metileno con resultados importantes.

Radiación

También se ha informado que la radioterapia es un tratamiento eficaz; aunque en general, la irradiación sola no se recomienda, se usa habitualmente como tratamiento adyuvante para lesiones difusas demasiado grandes y permitir la extracción quirúrgica. 

Consideraciones finales

En la actualidad, los mejores resultados se observan con pequeñas lesiones tratadas tempranamente; pues el monitoreo diligente de la presencia y progresión de las lesiones, así como la cría adecuada y la intervención temprana es fundamental para reducir o controlar la morbilidad de la enfermedad.

 

 

Comentarios
Agregar nuevo comentario

Publicidad
Artículos más vistos

Buenas prácticas de ordeño para producir leche de calidad

En nuestro país la implementación d...

Desplazamiento de abomaso a la izquierda en vacas lecheras

El desplazamiento de abomaso es una a...

Beneficios que otorga la genética en la producción ganadera

Nuevos avances en la tecnología repr...

La prueba de tuberculina

La prueba de tuberculina constituye, ...

Inseminación artificial: ¿De qué depende su éxito o fracaso?

La inseminación artificial (IA) es e...

Neosporosis bovina: un problema latente de la ganadería

La Neosporosis se ha convertido en un...

Manual de manejo y alimentación de vacunos:

RECRÍA DE ANIMALES DE REEMPLAZO EN S...




Actualidad Ganadera © 2017 Actualidad Ganadera no se hace
responsable por el contenido de sitios externos. Leer más.