Última actualización: domingo 15 julio 2018

Autor (es): Corande


Eficiencia de riego en predios pequeños y medianos


Riego significa “aplicación artificial de agua al suelo, suplementando la lluvia natural en la época y cantidad adecuadas, con el fin de proveer las condiciones óptimas para el desarrollo de las plantas”.

Eficiencia de riego en predios pequeños y medianos

Una de las objeciones respecto al riego, que al día de hoy puede ser considerada un prejuicio, es que la inversión inicial en riego es muy alta y sólo se justifica para cultivos de alta rentabilidad —los cuales son cada vez más escasos— o para superficies muy grandes que permitieran prorratear el monto involucrado en muchas hectáreas.

Desde la perspectiva agronómica regar significa “aplicación artificial del agua al suelo, suplementando la lluvia natural en la época y cantidad adecuadas, con el fin de proveer las condiciones óptimas para el desarrollo normal de las plantas y para obtener los máximos rendimientos o la mejor calidad”, luego el simple acto de agregar agua a un campo o esperar que una lluvia lo haga por uno no es regar, ya que no aporta la cantidad de agua adecuada en el momento apropiado.

Una vez revisado el concepto de riego, cabe preguntarse: ¿qué le aporta al agricultor en comparación con otras formas de aplicar agua a un cultivo? o mejor ¿por qué es más conveniente regar que simplemente aplicar agua? La respuesta depende en un 51%, o más de las características propias de cada predio y sus recursos disponibles, además se compone de varias razones, dentro de las que destacan las siguientes:

- Debido a la mejora en la eficiencia del proceso de riego es posible regar más superficie con el mismo caudal.

- Se logra el máximo porcentaje de prendimiento de semillas como consecuencia de un riego amigable y oportuno.

- Se evita la compactación de suelos en comparación a riegos por inundación.

- Aumenta la superficie real de cultivo debido a que no se requieren canales, surcos y otros que conduzcan el agua dentro del predio y esta cifra oscila entre el 2 y 7% dependiendo de la superficie a regar y la tecnología de riego usada.

- Se logra desarrollar el máximo potencial productivo del cultivo.

- Se ahorra mano de obra.

- Se puede regar las 24 horas del día y todos los días de la semana, si el equipo de riego no requiere de operación o vigilancia.

- No requiere de nivelación de terrenos, lo que no sólo significa un ahorro, sino también evitar el daño al suelo asociado a alterar su estructura.

Hoy en día existen tecnologías a precios moderados, de alta eficiencia y durabilidad que son capaces de regar predios de tamaños pequeños o medianos, y también son un buen complemento a proyectos de riego de gran tamaño, como los pivotes, para cubrir riegos en zonas donde estos no llegan, dentro de un mismo campo.

Para este segmento existe un carrete de riego de menor tamaño, el minicarrete Rainstar A3 de Bauer, que logra franjas de riego de 70 metros de ancho por 200 metros de largo en cada postura, con la mayoría de las bondades de los modelos más grandes, pero trabaja a más baja presión y requiere de tractores de menor tamaño para su desplazamiento, lo cual se puede hacer incluso con una cuatrimoto. A lo anterior se suma un precio muy atractivo.

El Rainstar A3 es capaz de entregar hasta 20 m3/hora. Si consideramos una lámina de riego de 5 mm por día, podríamos cubrir superficies de 5 a 6 ha por equipo, dependiendo del cultivo, el agua a reponer y la presión del suministro, suponiendo 20 horas de riego por día (Gráfico 1).

El equipo permite también instalar en el mismo trineo que se usa para el aspersor una barra de riego con un ancho de estructura de 16 metros y una franja de riego de hasta 32 metros en el mismo trineo que se usa para el aspersor, elevando la eficiencia de riego de un 74% con el aspersor a un 90% con la barra, permitiendo un mejor desempeño en siembras y emergencias de cultivos debido a su gota más amigable con el suelo y con la planta, además de disminuir las pérdidas de eficiencia por deriva en el riego en zonas de mucho viento y reducir la presión de operación en al menos 2 bares.

El carrete puede ser alimentado por una tracto bomba —Famos F III 60— accionada por un tractor de 40 hp y 540 rpm, al tomar fuerz es capaz de entregar un caudal máximo de 70 m3 /hora, a una presión de 7,5 bar con una eficiencia de 71,5% que es bastante para una bomba de agua y con un consumo de potencia de 28 hp al eje de la bomba. Todo lo anterior permite hacer funcionar hasta 3 minicarretes simultáneamente con la misma bomba, siendo capaces de entregar hasta 60 m3/ hora.

Por último un minicarrete entrega un riego homogéneo, es decir se aportan los milímetros de lámina de riego deseado en cada parte de la franja de riego, cumpliendo con la premisa necesaria para transformar el aporte de agua según la definición de agronómica de riego, en un riego verdadero, “entregar la cantidad de agua en el momento oportuno al cultivo”.

Para más información, visitar:

www.corande.pe

www.bauer-at.com

 

Comentarios
Agregar nuevo comentario

Publicidad
Artículos más vistos

Buenas prácticas de ordeño para producir leche de calidad

En nuestro país la implementación d...

Desplazamiento de abomaso a la izquierda en vacas lecheras

El desplazamiento de abomaso es una a...

Beneficios que otorga la genética en la producción ganadera

Nuevos avances en la tecnología repr...

La prueba de tuberculina

La prueba de tuberculina constituye, ...

Inseminación artificial: ¿De qué depende su éxito o fracaso?

La inseminación artificial (IA) es e...

Neosporosis bovina: un problema latente de la ganadería

La Neosporosis se ha convertido en un...

Manual de manejo y alimentación de vacunos:

RECRÍA DE ANIMALES DE REEMPLAZO EN S...




Actualidad Ganadera © 2018 Actualidad Ganadera no se hace
responsable por el contenido de sitios externos. Leer más.