Última actualización: mircoles 22 mayo 2019
Autor (es): ING. ZOOTECNISTA. LEONARDO GUTIERREZ
ASESOR TECNICO FARMACIA GANADERIA - MONTANA

Enfermedad Respiratoria Bacteriana en Rumiantes: la mejor defensa es un buen ataque


Enfermedad Respiratoria Bacteriana en Rumiantes: la mejor defensa es un buen ataque

Los expertos, criadores de bovinos y profesionales de la salud animal sabemos que la enfermedad respiratoria bacteriana (ERB) es, de lejos sabemos que la enfermedad respiratoria bacteriana (ERB) es, de lejos, la enfermedad más común y que causa una significativa mortalidad tanto en la crianza lechera como la de engorde. Es importante que todas las personas involucradas en el proceso de crianza de estos animales comprendan las causas, factores predisponentes, tratamiento, control y prevención de los patógenos asociados con la ERB, incluyendo su prevalencia y el impacto de la enfermedad.

También debe ser enfatizado que la única manera de controlar eficazmente la ERB en bovinos es conocer la identidad exacta de los patógenos y las causas predisponentes. Esto puede ser logrado a través de una cuidadosa anamnesis, examinación física, colección de muestras apropiadas y colaboración con pruebas diagnósticas de laboratorio capaces de identificar todos los patógenos respiratorios conocidos en la crianza (Peek et al., 2018).

Importancia económica de la ERB en bovinos

La ERB es la principal causa de pérdidas económicas en la industria lechera y en los centros de engorde. Además de la alta mortalidad que causa, los costos de tratamiento, los honorarios del servicio veterinario, el diagnóstico y el costo de los fármacos utilizados, son considerables. Igualmente, los costos indirectos incluyen un creciente riesgo de descarte o muerte temprana, pérdidas asociadas con el retraso en el proceso del engorde o en la fecha de ingreso a la producción lechera y principalmente menor productividad tanto en carne como en leche, de los animales afectados y recuperados (Constable et al., 2017).

En nuestro país, la crianza de toros para engorde es la segunda industria económicamente importante de la crianza de bovinos, después de la industria láctea. Los toretes son elegidos aproximadamente a la edad de un año y medio desde muchas partes del país, acopiados y luego enviados hacia los centros de engorde ubicados principalmente en la costa. En el momento del traslado muchas veces estos animales son albergados y mezclados con individuos de otros lugares en corrales hacinados. Es en este momento donde los animales sufren un estrés severo que puede predisponer a la presentación de múltiples enfermedades. En algunos lugares, más del 50% de las muertes en los centros de engorde pueden atribuirse a la ERB y la morbilidad puede llegar hasta el 35%, es decir, de cada 10 toros de engorde con ERB clínica, cinco podrían morir y más de tres podrían desarrollar un daño pulmonar tal que impedirá llegar al peso de venta en el tiempo esperado (Catry et al., 2008).

Epidemiología de la ERB en bovinos

Clínicamente, la ERB engloba un grupo de enfermedades respiratorias que incluyen la neumonía enzoótica de los terneros, la fiebre del embarque en bovinos de engorde y la bronconeumonía bacteriana (López, 2012). Bovinos jóvenes, de rápido crecimiento, especialmente los bovinos criados en centros de engorde y los terneros no destetados de los establos lecheros son los grupos etarios de mayor riesgo. La ERB también puede presentarse en terneros recién nacidos y en vacas maduras, aunque de forma esporádica. Los factores desencadenantes incluyen el transporte, mezcla de animales de muchas fuentes diferentes, el destete, transporte, hacinamiento, manejo brusco en el engorde, fatiga, ventilación inefectiva de los corrales, cambios extremos de temperatura, clima adverso, ayuno temporal e infecciones virales (Constable et al., 2017; Peek et al., 2018).

Se han reportado tasas de incidencia de ERB de aproximadamente 18% y tasas de mortalidad de 4 a 22% en los animales con tratamientos erróneos. La mayor incidencia de la enfermedad ocurre dentro de las primeras 3 semanas después de la llegada de los animales al centro de engorde (Constable et al., 2017) y en terneros de crianzas lecheras la ERB aparece entre los 2 a 6 meses de edad, siendo un problema endémico en muchos establos, pero también ocurre como un brote (McGuirk, 2015).

Principales agentes bacterianos de la ERB

Solas o en combinación, Mannheimia haemolytica, Pasteurella multocida y Mycoplasma bovis son las bacterias primarias más comunes aisladas de las muestras de vías aéreas en la infección temprana. Histophilus somni y Trueperella pyogenes son halladas en los casos más avanzados de ERB. Por otra parte, aunque cualquier especie de Salmonella puede causar una neumonía, S. dublin puede ser la causa de neumonía fulminante en teneros de 1 a 8 meses de edad (López, 2012; Peek et al., 2018).

No obstante, generalmente los brotes de ERB están asociados a infecciones bacterianas mixtas junto con infecciones virales primarias o coexistentes con el virus sincitial respiratorio bovino, el coronavirus bovino, el virus de la rinotraqueítis infecciosa bovina o el virus de la diarrea viral bovina. Las infecciones virales incrementan el riesgo de las infecciones bacterianas oportunistas debido a sus efectos inmunosupresores, daño al epitelio respiratorio y alteración de los mecanismos de eliminación de microorganismos por el tejido pulmonar (McGuirk, 2015).

Signos clínicos y fisiopatología de la ERB

La mayoría de las bacterias que causan la ERB son parte de la flora normal del tracto respiratorio superior de los bovinos. Para que se establezca una infección pulmonar, primero es requerido que factores estresantes perjudiquen los mecanismos del sistema inmune y permitan a la bacteria colonizar el pulmón. Lo más común es que ocurra una transmisión horizontal de microorganismos durante el destete, acopio o transporte de animales, momentos que originan mucho estrés para los bovinos (López, 2012).

Bajo condiciones normales, el pulmón bovino es prácticamente estéril debido a un efectivo mecanismo de eliminación de microorganismos. Se cree que una combinación de los factores predisponentes puede promover un incremento en el número total y virulencia de las bacterias de las vías respiratorias superiores. Esto hará que haya una mayor probabilidad de que estas bacterias alcancen la tráquea y los pulmones (Constable et al., 2017).

Una vez que se incrementa el número de bacterias potencialmente patógenas en el tracto respiratorio superior, los patógenos inhalados primero colonizan la unión bronquio-alveolar, superan las defensas del hospedero, incitan inflamación en el sitio colonizado y comienzan a diseminarse a través de las vías aéreas contiguas o a través del tejido pulmonar adyacente (McGuirk, 2015; Peek et al., 2018).

Clínicamente, los bovinos con ERB presentarán depresión, pirexia, descarga nasal, descarga ocular, tos espontánea o inducible a través de compresión traqueal, anorexia, pelo hirsuto, esfuerzo espiratorio y esfuerzo con respiración abdominal. Los parámetros subjetivos tales como actitud, apetito, apariencia, nivel de actividad o carácter respiratorio que son utilizados para detectar ERB en las crianzas pueden ser insensibles y retrasar el diagnóstico y el tratamiento (McGuirk, 2015). Enel caso de la fiebre del embarque, está caracterizada por severa toxemia que puede matar a los animales aún cuando partes considerables de los pulmones permanecen funcionales y estructuralmente normales. Los bovinos pueden llegar a deprimirse rápidamente, hacer pirexia de 40°C a 41°C, estar anoréxicos, tener tos productiva, exudado nasal mucopurulento, respiración superficial o un gruñido espiratorio (López, 2012).

El curso de la enfermedad es de sólo 2 a 4 días. Si son tratados pronto, los bovinos afectados se recuperan en 24 a 48 horas, pero en casos severos y aquellos que han estado enfermos por varios días antes de ser tratados, pueden morir o llegan a desarrollar una enfermedad crónica a pesar de la terapia prolongada. Al beneficio, las lesiones vistas principalmente son una bronconeumonía o una neumonía fibrinohemorrágica aguda frecuentemente acompañada de pleuritis (Constable et al., 2017).

Tratamiento de la ERB

Los antibióticos de amplio espectro constituyen la mejor arma terapéutica contra la ERB. El veterinario muchas veces es forzado a usar su mejor criterio cuando selecciona un antibiótico inicial para la mayoría de casos. Después de la colección de las muestras apropiadas para el diagnóstico de laboratorio, la terapia antibiótica debe comenzar inmediatamente debido al corto curso de la enfermedad (Peek et al., 2018).

La metafilaxia es un procedimiento que está ganando fuerza en las crianzas con gran número de animales. Es definida como el tratamiento de un grupo completo o población de bovinos con antimicrobianos con la intención de controlar la incidencia de enfermedades de presentación aguda en animales altamente estresados o expuestos por contacto directo a una enfermedad bacteriana infecciosa. Además, la terapia antimicrobiana metafiláctica es una herramienta que los productores pueden utilizar para mejorar la salud y el desempeño del animal en ausencia de la habilidad para determinar el estado actual de una enfermedad en un animal individual o en un grupo de animales (Catry et al., 2008; Ives y Richeson, 2015).

Existen variados antibióticos para el tratamiento de la ERB. Los más utilizados son la penicilina, oxitetraciclina, enrofloxacina y florfenicol. La ventaja de florfenicol para el tratamiento de animales de abasto es que carece del grupo p-nitro que podría contribuir a la inducción de anemia aplásica asociada con cloranfenicol en humanos. Por lo tanto, si se presentaran residuos en los animales tratados con florfenicol, no sería un riesgo para la salud pública (Papich, 2016; Papich, 2018).

Por otro lado, muchos veterinarios utilizan agentes antiinflamatorios en conjunto con la terapia antimicrobiana para disminuir los efectos de la ERB. La meta de la medicación con antiinflamatorios es reducir la fiebre, bloquear mediadores específicos de la inflamación y contrarrestar las endotoxinas liberadas por la pared celular de organismos gramnegativos (Peek et al., 2018). Los efectos más eficaces se han logrado utilizando antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) en los animales que experimentan ERB. Se obtiene una disminución más rápida de la temperatura rectal y un retorno más rápido a la alimentación e ingesta de agua. Las propiedades antiinflamatorias de los AINEs mejoran el intercambio de gases respiratorios y sus propiedades antipiréticas y analgésicas mejoran el bienestar y, por lo tanto, el consumo de alimento y agua, que es de vital importancia en un animal enfermo (Constable et al., 2018).

Florfenicol

Florfenicol es un derivado fluorinado del tianfenicol, en el cual el grupo hidroxilo en C-3 ha sido reemplazado con flúor, debido a esto es menos susceptible a la resistencia bacteriana. Florfenicol es ligeramente más activo que cloranfenicol en su rango de actividad antimicrobiana. Es altamente eficaz contra patógenos involucrados en la ERB tales como H. somni, Pasteurella spp., Actinobacillus pleuropneumoniae, M. haemolytica, T. pyogenes, P. multocida y Streptococcus suis. También Fusobacterium necrophorum, Bacteroides melaninogenicus y Moraxella bovis y los micoplasmas son altamente susceptibles, así como la enterobacteria S. dublin (Dowling, 2013).

Florfenicol es altamente lipofílico, lo cual proporciona concentraciones bastante altas para eliminar patógenos intracelulares y también atraviesa algunas barreras anatómicas. La penetración de la barrera hematoencefálica en bovinos es de 46%. Este antibiótico penetra bien en el fluido del revestimiento epitelial de las vías aéreas de los bovinos y tiene una gran eficacia para tratar enfermedades indiferenciadas. Altas concentraciones pueden persistir en el líquido cefalorraquídeo por un período bastante largo después de su administración eliminando patógenos susceptibles por al menos 20 horas (Papich, 2016; Papich, 2018).

Florfenicol es un potente inhibidor de la síntesis proteica microbiana. Se une irreversiblemente a un sitio receptor en la subunidad 50S del ribosoma bacteriano, inhibiendo la peptidil transferasa y evitando la transferencia de aminoácidos para que desarrollen las cadenas de péptidos y, por consiguiente, inhibe la formación de proteína bacteriana (Figura 1) (Dowling, 2013).

Fuente: Dowling (2013)

La vida media de florfenicol después de la administración intramuscular es de 18 horas aproximadamente, con un porcentaje de absorción de más del 75%. También tiene una amplia distribución corporal. La unión a las proteínas es baja en bovinos, con valores de 13-19%, lo que significa que la mayor parte del principio activo está disponible para actuar en los tejidos afectados (Papich, 2018). Florfenicol se recomienda para el tratamiento de ERB, pododermatitis y queratoconjuntivitis en bovinos a una dosis de 20 mg/kg, dos dosis con un intervalo de 48 horas entre cada una. Actualmente florfenicol está recomendado para la metafilaxia y tratamiento de la ERB causada por bacterias altamente susceptibles tales como Mannheimia, Pasteurella e Histophilus (Dowling, 2013).

Flunixin de meglumina

Numerosos estudios han documentado una mejora más pronunciada en la fase inicial de la ERB en animales tratados con antibióticos más AINEs comparados a los que sólo recibieron antibiótico, un hallazgo que es significativo desde el punto de vista del bienestar animal (Constable et al., 2017). Además, los AINEs son más seguros que los corticosteroides en el tratamiento de la bronconeumonía bacteriana en bovinos. Sus ventajas incluyen el bloqueo de la inflamación mediada por prostaglandina dentro del pulmón, sus efectos anti-endotóxicos y su actividad antipirética (Figura 2) (Peek et al., 2018).

Los AINEs inhiben principalmente las isoenzimas ciclooxigenasas (COX), reduciendo la producción de prostaglandinas. La enzima COX existe en dos isoformas: COX-1 y COX-2. COX-1 es responsable de la síntesis de prostaglandinas importantes para mantener la salud del tracto gastrointestinal, función renal, función plaquetaria y otras funciones normales. COX-2 es responsable de sintetizar prostaglandinas que son importantes mediadores del dolor, inflamación y fiebre. Además de contribuir a la respuesta inflamatoria a través de la vasodilatación y el reclutamiento de células inflamatorias, las prostaglandinas y otras citoquinas propagan la señal del dolor. Los AINEs que tienen la particularidad de actuar sobre ambas isoenzimas, como flunixin de meglumina, pueden ser ventajosos porque bloquean en dolor inmediato y prolongado (Stock y Coetzee, 2015; Papich, 2016).

Flunixin de meglumina es un AINE que produce efectos analgésicos y antiinflamatorios inhibiendo la síntesis de prostaglandinas. No es selectivo para ninguna de las isoformas de COX. Está indicado para el control de la fiebre asociada con ERB o mastitis y la fiebre e inflamación asociada con endotoxemia. También es muy utilizado para aliviar el dolor y la inflamación en procesos de manejo tales como la castración, el descorne y las cojeras (Stock y Coetzee, 2015; Kissell, 2016). La dosis en bovinos es de 1.1 a 2.2 mg/kg de peso vivo una vez al día por hasta 3 días (Papich, 2016; Peek et al., 2018).

Kissell et al. (2016) han estudiado la farmacocinética y eliminación tisular de flunixin en terneros de carne. Utilizaron 20 terneros Holstein de 3 a 6 semanas de edad. Cada uno recibió una dosis de 2.2 mg/kg vía intravenosa de flunixin cada 24 horas por 3 días consecutivos. Se determinó que la vida media de eliminación fue 1.32 ± 0.94 horas, el tiempo de residencia fue 12.54 ± 10.96 horas y el promedio de eliminación fue 64.6 ± 40.7 mL/h/kg. Las concentraciones de flunixin en músculo y tejido hepático disminuyeron por debajo de los límites de residuos establecidos por la FDA a los 2 y 3 días, respectivamente.

Uso de florfenicol y flunixin en la ERB

Se han realizado diversos estudios para determinar la eficacia de florfenicol, flunixin de meglumina y su combinación, en el control y prevención de la enfermedad respiratoria bacteriana en bovinos. Hace una década, Catry et al. (2008) determinaron la eficacia de la terapia metafiláctica con florfenicol durante brotes naturales de ERB en terneros menores de 3 meses de edad. Mezclaron durante 21 días y en diferentes lugares 351 terneros entre saludables y con ERB, con diagnóstico de M. bovis y P. multocida. Divididos en tres grupos, los terneros fueron tratados con tilmicosina, doxiciclina y florfenicol. En el grupo tratado con florfenicol, la administración metafiláctica resultó en una significativa ganancia de peso y disminución de la temperatura rectal por 5 días consecutivos después del tratamiento respecto a los otros grupos de tratamiento. Este estudio concluyó que el tratamiento metafiláctico con florfenicol demostró eficacia para el control de la enfermedad respiratoria bacteriana en teneros. 

Más tarde, Illambas et al. (2013) investigaron las propiedades antibacterianas de florfenicol para patógenos del tracto respiratorio del bovino, M. haemolytica y P. multocida. Mediante los índices de eficacia y potencia in vitro tales como concentración mínima inhibitoria, concentración mínima bactericida y las curvas tiempo-eliminación, determinaron que la acción de eliminación bacteriana de florfenicol tuvo las características de dependencia de concentración contra M. haemolytica y de codependencia tiempo-concentración contra P. multocida.

Recientemente, Foster et al. (2016) realizaron un estudio comparativo determinando las concentraciones activas de diferentes antibióticos en el fluido del revestimiento epitelial pulmonar y el fluido intersticial de terneros utilizando enrofloxacina, florfenicol, ceftiofur y tulatromicina. Ellos hallaron que para enrofloxacina la concentración en fluido intersticial fue 52% de la concentración plasmática mientras que la concentración en fluido pulmonar fue de 24% de la concentración plasmática. Para florfenicol, la concentración en fluido intersticial fue casi 98% de la concentración plasmática, y la concentración en fluido pulmonar estuvo por encima del 200% de la concentración plasmática. Para ceftiofur, la penetración al fluido intersticial fue solamente de 5% de la concentración plasmática mientras que la concentración en el fluido de revestimiento epitelial pulmonar fue de 40%. Las concentraciones de tulatromicina en fluido intersticial y plasmática fueron más bajas que las concentraciones en el fluido pulmonar durante todo el estudio y fueron inferiores a las necesarias para eliminar bacterias pulmonares susceptibles. Este estudio concluyó que florfenicol fue el antibiótico que puede cumplir con el control efectivo de enfermedad respiratoria y a la vez ser utilizado más eficazmente en el tratamiento de infecciones respiratorias activas.

Respecto a flunixin, también se ha estudiado su eficacia como un adyuvante en el tratamiento de enfermedad respiratoria bacteriana en terneros. Guzel et al. (2010) trataron 80 terneros Holstein con ERB, divididos en tres grupos. Todos los grupos recibieron tratamiento antibiótico y sólo dos grupos recibieron un tratamiento con antiinflamatorios, incluyendo flunixin. Durante las primeras 48 horas, se observó una mejora significativa en los signos clínicos de ERB tales como fiebre, elevada tasa respiratoria y un alto índice de mejora clínica en los dos grupos que recibieron antiinflamatorio versus el grupo que sólo recibió antibiótico.

En el año 2014, Thiry et al. realizaron un estudio para determinar la seguridad y eficacia de una formulación que combina florfenicol más flunixin de meglumina en el tratamiento de ERB en animales naturalmente infectados. Utilizaron 210 terneros menores de seis semanas de edad mostrando signos severos de ERB y los asignaron al azar a dos grupos de tratamiento, uno utilizando solamente florfenicol y otro utilizando la combinación florfenicol más flunixin de meglumina. Los animales fueron observados clínicamente por 10 días y los patógenos respiratorios aislados fueron P. multocida, M. bovis, M. haemolytica e H. somni. En ambos grupos de tratamiento no se detectaron efectos adversos, la temperatura rectal disminuyó y los signos clínicos respiratorios disminuyeron significativamente después del tratamiento. Específicamente, el cambio en la temperatura rectal pretratamiento hasta seis horas postratamiento, fue significativamente superior con la formulación florfenicol-flunixin que el tratamiento sólo con florfenicol. Además, la formulación florfenicol-flunixin alivió los signos clínicos de enfermedad más rápidamente, demostrando un mejor desempeño que el florfenicol solo.

En conclusión, la rápida presentación de la ERB a los pocos días de llegar al centro de engorde o en la crianza lechera en combinación con las limitaciones para identificar clínica y tempranamente a los animales afectados que necesitan terapia son los principales factores para recomendar el uso metafiláctico de los antibióticos. Este enfoque reduce considerablemente las tasas de morbilidad y mortalidad en el grupo, teniendo por lo tanto un efecto positivo significativo sobre la salud y el bienestar de los animales (Constable et al., 2017).

La metafilaxia es superior a la profilaxis en términos de realizar un uso racional de los antibióticos porque los animales solamente son tratados durante un brote clínico de enfermedad generalmente con una sola aplicación de un producto de larga acción (Catry et al., 2008, Peek et al., 2018). En este caso en concreto, la combinación florfenicol más flunixin representa la mejor elección a ciegas hasta que se pueda obtener un diagnóstico por aislamiento.

FLORPRO ® COMPLEX

FLORPRO COMPLEX es un antibiótico de acción prolongada con efecto antiinflamatorio indicado principalmente para enfermedades respiratorias en bovinos (fiebre del embarque) y porcinos y enfermedades genitourinarias asociadas a Mannheimia haemolytica, Pasteurella multocida, Histophilus somni, Actinobacillus pleuropneumoniae, Bordetella bronchiseptica, Klebsiella pneumoniae, Escherichia coli, Shigella dysenteriae, Salmonella typhi, S. suis, Enterobacter cloacae, Staphylococcus sp., Citrobacter sp., Bacteroides sp., y otras bacterias sensibles a florfenicol. Posee una fórmula que asocia el antibiótico bactericida florfenicol que elimina bacterias grampositivas y gramnegativas, con el antiinflamatorio no esteroideo flunixin, de acción analgésica no narcótica y efecto antipirético.

FLORPRO® COMPLEX se administra una sola vez vía intramuscular en bovinos, ovinos y caprinos a una dosis de 1 ml/15 kg de peso vivo, lo que corresponde a 20 mg/kg de florfenicol y 2.2 mg/kg de flunixin. En cerdos se administra a una dosis de 1 ml/20 kg de peso vivo, lo que corresponde a 15 mg/kg de florfenicol y 1.1-2.2 mg/kg de flunixin. Se puede administrar una segunda dosis a las 48 horas o según el criterio de su Médico Veterinario.

Bibliografía

Catry B, Duchateau L, Van de Ven J, Laevens H, Opsomer G, Haesebrouck F, De Kruif A. 2008. Efficacy of metaphylactic florfenicol therapy during natural outbreaks of bovine respiratory disease. J. Vet. Pharmacol. Therap. 31: 479-487. http://dx.doi.org/10.1111/j.1365-2885.2008.00981.x.

Constable PD, Hinchcliff KW, Done SH, Grünberg W. 2017. Diseases of the respiratory system. En: Veterinary medicine – A textbook of the diseases of cattle, horses, sheep, pigs, and goats. 11ª ed. Missouri: Elsevier. p 914-924.

Dowling PM. 2013. Chloramphenicol, thiamphenicol, and florfenicol. En: Giguère S, Prescott JF, Dowling PM, eds. Antimicrobial therapy in veterinary medicine. 5ª ed. Iowa: Wiley Blackwell. p 269-277.

Foster DM, Martin LG, Papich MG. 2016. Comparison of active concentrations in the pulmonary epithelial lining fluid and interstitial fluid of calves injected with enrofloxacin, florfenicol, ceftiofur, or tulathromycin. PLoS ONE 11(2): e0149100. http://dx.doi.org/10.1371/journal.pone.0149100.

Guzel M, Karakurum MC, Durgut R, Mamak N. 2010. Clinical efficacy of diclofenac sodium and flunixin meglumine as adjuncts to antibacterial treatment of respiratory disease of calves. Aust Vet J 88: 236-239. http://dx.doi.org/10.1111/j.1751-0813.2010.00575.x.

Illambas J, Potter T, Sidhu P, Rycroft AN, Cheng Z, Lees P. 2013. Pharmacodynamics of florfenicol for calf pneumonia pathogens. Veterinary Record 172: 340. http://dx.doi.org/10.1136/vr.101155.  

Ives SE, Richeson JT. 2015. Use of antimicrobial metaphylaxis for the control of bovine respiratory disease in high-risk cattle. Vet Clin North Am Food Anim Pract. 31(3): 341-350. http://dx.doi.org/10.1016/j.cvfa.2015.05.008. 

Kissell LW, Brinson PD, Gehring R, Tell LA, Wetzlich SE, Baynes RE, Riviere JE, Smith GW. 2016. Pharmacokinetics and tissue elimination of flunixin in veal calves. Am J Vet Res 77(6): 634-640. http://dx.doi.org/10.2460/ajvr.77.6.634.

López A. 2012. Respiratory system, mediastinum, and pleurae. En: Zachary JF, McGavin MD, eds. Pathologic basis of veterinary disease. 5ª ed. Missouri: Elsevier. p 507-516.

McGuirk SM. 2015. Respiratory distress. En: Smith BP, ed. Large animal internal medicine. 5ª ed. Missouri: Elsevier Mosby. p 308-312.

Papich MG. 2018. Chloramphenicol and derivatives, macrolides, lincosamides, and miscellaneous antimicrobials. En: Riviere JE, Papich MG, eds. Veterinary pharmacology and therapeutics. 10ª ed. Nueva Jersey: Wiley Blackwell. p 903-952.

Papich MG. 2016. Saunders handbook of veterinary drugs – Small and large animal. 4ª ed. Missouri: Elsevier. 933 p.

Peek SF, Ollivett TL, Divers TJ. 2018. Respiratory diseases. En: Peek SF, Divers TJ, eds. Rebhun’s Diseases of dairy cattle. 3ª ed. Missouri: Elsevier. p 105-122.

Stock ML, Coetzee JF. 2015. Clinical pharmacology of analgesic drugs in cattle. Vet Clin North Am Food Anim Pract 31(1): 113-138. http://dx.doi.org/10.1016/j.cvfa.2014.11.002.

Thiry J, González-Martín JV, Elvira L, Pagot E, Voisin F, Lequeux G, Weingarten A, de Haas V. 2014. Treatment of naturally occurring bovine respiratory disease in juvenile calves with a single administration of a florfenicol plus flunixin meglumine formulation. Veterinary Record 174: 430. http://dx.doi.org/10.1136/vr.102017.

Comentarios
Agregar nuevo comentario

Publicidad
Artículos más vistos

Buenas prácticas de ordeño para producir leche de calidad

En nuestro país la implementación d...

Desplazamiento de abomaso a la izquierda en vacas lecheras

El desplazamiento de abomaso es una a...

Beneficios que otorga la genética en la producción ganadera

Nuevos avances en la tecnología repr...

La prueba de tuberculina

La prueba de tuberculina constituye, ...

Inseminación artificial: ¿De qué depende su éxito o fracaso?

La inseminación artificial (IA) es e...

Neosporosis bovina: un problema latente de la ganadería

La Neosporosis se ha convertido en un...

Manual de manejo y alimentación de vacunos:

RECRÍA DE ANIMALES DE REEMPLAZO EN S...




Actualidad Ganadera © 2019 Actualidad Ganadera no se hace
responsable por el contenido de sitios externos. Leer más.