Última actualización: domingo 27 mayo 2018

Autor (es): Diana Fuentes Sánchez
Equipo Periodístico de Actualidad Ganadera

Inseminación artificial: ¿De qué depende su éxito o fracaso?


La inseminación artificial (IA) es el método de reproducción que ha permitido elevar los niveles de mejoramiento genético y productividad en las especies animales.

Inseminación artificial: ¿De qué depende su éxito o fracaso?

La inseminación artificial (IA) es el método de reproducción que ha permitido elevar los niveles de mejoramiento genético y productividad en las especies animales. En el caso del ganado vacuno permitió acceder a reproductores de alto valor sin la necesidad de importarlos y aprovecharlos para poder inseminar varias vacas por toro, abaratar costos y simplificar el trabajo, realizar el cruzamiento a gran escala, así como controlar enfermedades venéreas.

Esta no es una oda a la inseminación y tampoco busca dar cátedra de la técnica que merece más bien una explicación extendida hecha por especialistas. En el presente reportaje buscaremos exponer los errores más frecuentes al realizar la inseminación (teniendo en cuenta todo el proceso), así como de aquellos factores clave para realizar esta técnica con éxito y, por ende, obtener la mayor fertilidad posible de nuestros hatos. Saque usted sus propias conclusiones.

Aunque la Inseminación Artificial es sencilla y efectiva si se siguen cuidadosa y aplicadamente los pasos, en la sierra y selva de nuestro país no ha traído los resultados esperados ya sea por el medio adverso y el sistema de crianza extensivo (donde se cría sobre todo ganado criollo al pastoreo) o por la falta de capacitación e incorrecta aplicación de la técnica, por lo que se ha preferido continuar empleando el servicio natural. En la costa peruana, aunque sí se usa mayoritariamente la inseminación como método reproductivo, muchas veces no se logran las expectativas máximas de preñez, atribuyéndole el resultado de una pobre fertilidad al semen o factores específicos muy difíciles de probarse en condiciones de campo.

“Si vemos las cifras de inseminación a nivel internacional: EEUU 90% de vacas inseminas, Argentina 80% vacas inseminadas, Brasil 80% de vacas inseminadas de toda su población, Perú 15% de vacas inseminadas solo aquellas que tienen aptitud lechera son alrededor de 760 mil vacas de las cuales solamente se inseminan 100 mil. Nos falta avanzar mucho respecto a IA en el país, pero ese es el reto. Lo más importante es que últimamente hay mucho mas inquietud de la gente del interior del país por aprender la técnica”, comenta el Mg. Sc. Próspero Cabrera, Director del Banco Nacional de Semen.

Es fundamental exponer que la optimización de la técnica de lA tiene una causa multifactorial donde se incluye el manejo reproductivo, la nutrición, la sanidad y los factores ambientales principalmente las altas temperaturas y elevada humedad, factores que engloban el 96% de las variaciones en la fertilidad; mientras que la genética de la hembra y el toro del servicio solo representan el tres y uno por ciento respectivamente (Weigel,K. 2001).

Antes de desarrollar cada uno de los problemas que complican el mayor o menor éxito de la inseminación, es importante tener en cuenta ciertas consideraciones.

· Todo ganadero productor de leche o carne debe saber que las vacas tendrán que parir a intervalos aproximados de 12 a 13 meses, de lo contrario la eficiencia productiva y reproductiva se verá disminuida.

· La vaca es fértil únicamente cuando ha ocurrido la ovulación, es decir, luego que el ovulo ha sido liberado por el ovario, lo que ocurre de 10 a 14 horas después que el periodo de celo ha terminado.

· Los espermatozoides, necesitan permanecer un tiempo dentro del tracto genital, periodo al que se le denomina “capacitación espermática”, luego del cual el espermatozoide logra tener la capacidad para fecundar el ovulo. La inseminación deberá llevarse a cabo algunas horas antes de la ovulación.

· Para obtener la mayor fertilidad, las vacas deberán ser inseminadas durante las últimas dos terceras partes del periodo de celo, o dentro de unas pocas horas después de terminado el periodo de celo.

Los puntos mencionados son consideraciones iniciales y básicas que deben tenerse presente al momento de realizar los inconvenientes recaen en el factor humano, tanto operarios como profesionales que realizan la inseminación o asesoran los establos, ya sea desconociendo a profundidad la técnica y realizando una aplicación incorrecta o dejando de difundir los conocimientos o supervisando la práctica. Entre las causas que sabotean esta técnica, la detección correcta de las vacas en celo y un manejo adecuado del proceso son determinantes para el éxito o fracaso de esta.

 

EFICIENCIA EN LA DETECCIÓN DE CELO

La falta de servicios, como consecuencia de observación inadecuada, es un error muy frecuente en los establos. Pasar por alto el celo significa aproximadamente 21 días perdidos en producción (carne o leche) por vaca. La pérdida de celos tiende a alargar el período interpartos, medida de eficiencia muy importante en el manejo de ganado lechero. Los intervalos interpartos largos no sólo llevan a disminuir la producción sino que además perjudican el mejoramiento genético, dado que se obtienen menor número de terneros en la vida útil lo cual limita la selección.

La importancia aquí radica en observar a conciencia a los animales que se tiene a cargo, así como la continuidad de esta supervisión, ya que el celo en la vaca dura 10 a 20 horas con un promedio de 18 hr, entonces, deberían realizarse al menos 2 observaciones diarias, aunque ello podría variar de acuerdo a la organización del establo. De no hacerlo, obviamente muchos celos pasarán desapercibidos.

Los responsables de la observación muchas veces no tienen muy en claro qué animal es el que se debe apartar o desconocen algunos de los aspectos más importantes del diagnóstico del estro. La correcta detección del estro o celo de las vacas se da a través de diversos signos a los que tiene que estar cuidadosamente atento el ganadero, el principal de ellos o también llamado signo primario es la posición de monta.

En algunos casos se duda si se tiene que separar al animal que monta o al que se deja montar. Debe separarse siempre la vaca que se deja montar, pues la que monta no necesariamente está en celo. Quizá cuando expulsa abundante secreción mucosa descargada por la vulva sería recomendable separar al animal que monta.

Muchas veces el único síntoma tenido en cuenta para separar la vaca en celo es la posición de monta y aunque es el más efectivo y evidente existen otros signos secundarios que debemos tener en cuenta en la observación y podrían hacer la diferencia o marcar una mejora en el número de vacas inseminadas oportunamente.

Entre estos signos están aquellos relacionados al comportamiento: Nerviosismo, mugidos frecuentes, disminución del apetito e hiperactividad. Además están aquellos signos observables como: Pelo revuelto o raspado sobre la base de la cola de la vaca, la vulva hinchada y húmeda, fluyendo un moco claro, denso y pegajoso como clara de huevo, que cuelga de la cola. Ocasionalmente la secreción de flujo o mucosidad podría inducir a una falsa lectura de celo, sobre todo cuando la descarga es sanguinolenta, o viene acompañada de pus y/o secreciones celulares, casos en los que debería haber una revisión clínica.

Si bien el único signo definitivo de estro es la figura de una vaca que acepta sin restricciones la monta, hay situaciones donde la presencia de signos secundarios hace recomendable apartar un animal para servicio. La precisión de la lectura de estos signos secundarios depende de la habilidad del operador.

Tener en cuenta aquellos factores que afectan la expresión del celo también es importante para determinar los problemas que se deben solucionar en la práctica o en el ambiente mismo. El primer factor influyente en ese sentido es el tipo de alojamiento de las vacas, el cual debe permitir que ellas interactúen para que el comportamiento de celo pueda ser expresado. De igual manera influye la densidad de animales que habitan el establo, ya que la actividad montante aumenta con el número de vacas presentes por unidad de superficie. Sin embargo, cuando están muy apretadas se producen falsas montas, debido a que no tienen espacio.

Otro punto a considerar es la temperatura del ambiente a diario, pues cuando se incrementa por encima de los 30ºC, más allá del rango confort del bovino, disminuye la actividad montante. No es un secreto que las vacas en épocas frías montan con mayor frecuencia que las vacas en épocas cálidas debido al estrés por calor.

Además está el factor nutricional, ya que tanto la actividad montante como la expresión del celo disminuyen en aquellas vacas que sufren notable pérdida de peso después de parir, así como vacas con escasa condición corporal. También hay que considerar que las vacas con problemas podales expresan menos actividad montante.

Resulta imprescindible asumir que la técnica de la IA requiere una atención cuidadosa y pormenorizada para lograr una alta tasa de concepción. En ese sentido, no podemos dejar pasar los celos ni, por malinterpretación de signos, identificamos erróneamente el estro de las vacas.

Cabe resaltar que también existen en el mercado dispositivos electrónicos para detectar el celo, aunque son más costosos.

“Están los métodos de los crayones y podómetros. Los crayones son marcadores o parches para detectar el celo. Parches especiales y crayones que permiten detectar si una vaca en la noche ha sido montada (…) Los podómetros son equipos para detectar celo y los movimientos del animal. Los ponen a los animales que están en el periodo de ser servidos, antes de su periodo de descanso voluntario se le colocan los podómetros para monitorearlo antes que se cumpla el periodo de espera voluntario”, explica el Dr. Elías Flores, Médico Veterinario, Asesor en ganadería lechera.

MANEJO EN LA INSEMINACIÓN

En lo que abarca el manejo al aplicar la técnica se presentan errores de precisión tanto en el momento adecuado de realizar la inseminación luego de detectado el celo, como el servicio mismo de la vaca, así como errores en el cuidado y manejo del semen que también son factores determinantes que nos darán resultado buenos o pobres.

Inseminación adecuada en el momento adecuado

Debemos tener presente algunos datos para comprender cuál es el mejor horario para inseminar:

· El celo dura 18 horas.

· La ovulación se produce alrededor de 12 horas luego de finalizado el celo (es decir 30 horas de comenzado el mismo).

· El óvulo tiene una vida media de 8 horas.

· El espermatozoide vive un promedio de 24 horas en el aparato genital de la vaca.

El momento óptimo para realizar la inseminación en vacunos varía entre las 8 y 12 horas después de iniciado el celo. Es decir, la vaca que entra en celo en la mañana se insemina en la tarde, y la vaca que entra en celo en la tarde-noche se insemina a la mañana siguiente.

Al respecto el Dr. Roberto Evaristo – Profesor de la Facultad de Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Cayetano Heredia y Asesor de establos lecheros y centros de engorde , comenta: “Los establos funcionan muy bien inseminando a las 8 horas, otros a las 10 o 12. Generalmente se guían por resultados. Normalmente, el hecho de inseminar a la vaca antes de las 8 horas o después de las 12 horas va a afectar la tasa de concepción, debido a la ovulación (sobrevivencia del ovocito).”

Errores al insertar la pistola de inseminación: Evitar que la punta de la pipeta o del pistolete de inseminación se alinee con el divertículo uretral e impide su ingreso a la uretra. Luego de sobrepasar el divertículo uretral, el instrumento de inseminación debe colocarse horizontalmente, para seguir avanzando en busca del cuello uterino.

Con cierta frecuencia, el avance del instrumento de inseminación (pipeta o pistola) se ve impedido por un pliegue de la vagina. La punta del instrumento choca contra éste, frustrando todo intento de introducirlo más profundamente.

Al momento de la inseminación se debe tener cuidado en la manipulación de la cérvix y útero. Una mala manipulación puede lograr bajos índices de preñez. La siembra del semen debe realizarse en el útero, asegurándonos que la mayor proporción de espermatozoides permanecerán en el cuerpo del útero, la cual favorece a la capacitación espermática.

Higiene: locales de almacenaje del material limpios y bien aireados, la siembra del semen debe darse sin ningún tipo de contaminación (heces, orina, barro) y el uso de material desechable.

Dos o tres días después del celo, algunas vacas muestran pequeña o gran cantidad de sangre en la vulva. Esto significa que ese animal estuvo en celo, por lo que conviene verificar con la planilla si fue inseminada.

Se puede mejorar los índices de concepción al realizarse masajes del clítoris en vacas adultas durante 10 segundos. Este masaje puede incrementar hasta un 5% la tasa de preñez. Debe, realizar un registro de reproducción con las fechas de celo, la inseminación y calcular la probable fecha de parto.

La anticipación de futuros eventos reproductivos es fundamental para manejar el hato adecuadamente, dentro de los principales datos requeridos son: las fechas de celo, parto, intervalo entre partos concepción, lactación.

Una buena práctica para manejar este tipo de error es estudiando el intervalo de retorno al servicio. Este intervalo es el número de días entre dos servicios consecutivos de un mismo animal, que normalmente debería ser en promedio 21 días.

Sincronización del celo

Consiste en concentrar los celos de las vacas en un período de tiempo relativamente corto, mediante el uso de una hormona Resumen de los errores comunes en la inserción del instrumento de inseminación. (1) punta del instrumento de inseminación situado en el divertículo uretral, (2) punta del instrumento de inseminación situado en un pliegue de la vagina y (3) punta del instrumento de inseminación situado en el fondo de saco del cervix. La os del cervix está pintada de negro. llamada prostaglandina. Estas sustancias normalmente son producidas por el útero vacío y causan la involución o atrofia del cuerpo lúteo a partir del día 16 – 17 del ciclo.

Las prostaglandinas son un excelente auxiliar para la inseminación artificial cuando su uso es correcto, de lo contrario puede producir pérdidas económicas importantes.

Ventajas de la sincronización de celo: Menor duración de los trabajos de inseminación artificial, lotes más parejos, permite concentrar pariciones según disponibilidad de alimento, facilita el manejo de los terneros durante el destete y yerra, la parición concentrada en vaquillonas nos permite alargar el período de descanso post parto, lo que beneficia la fertilidad según los servicios y que a su vez beneficia la fertilidad según los servicios, debido al mayor tiempo de recuperación del vientre.

Si bien la prostaglandina representa un costo importante, el mismo podría ser compensado por la diminución del período de tiempo que dura la inseminación, disminuyendo por consecuencia, costos fijos: alquiler de termo, nitrógeno, personal, etc.

Conservación y manejo del semen

En la actualidad contamos con fuentes de semen nacional, representado fundamentalmente por el Banco Nacional de Semen entre otras empresas que ofrecen el producto, así como semen importado que en su mayoría llega de diversas empresas estadounidenses, aunque también hay oferta de otros países de Europa. De acuerdo al Mg. Sc. Prospero Cabrera la demanda en el mercado está prácticamente dividida en %50 y 50%.

“En términos de cantidad se habla de 120 mil vajillas de semen al año que se distribuye acá en el Perú, a través de 5 a 6 compañías aproximadamente. Entonces en el Perú hay oferta además del semen nacional, de semen italiano, alemán, fundamentalmente americano, también canadiense, holandés (…) Tenemos información de que llegan 120 mil vajillas de semen importado al Perú. El banco está en niveles de 85 mil vajillas al año y las otras empresas, que entiendo están en todo el país, cubren la oferta restante.”, refiere el Mg.Sc. Próspero Cabrera – Jefe del Banco Nacional de Semen.

Antes de detallar el manejo adecuado del material seminal, es importante conocer características especificas del eyaculado señaladas por el profesor R.Saacke,1986:

· La proporción de espermatozoides vivos o motiles de un eyaculado varía del 50 al 80%.

· El espermatozoide está compuesto por una cabeza y una cola. La integridad del acrosoma (que recubre la cabeza del espermatozoide, donde se contiene el ADN), es fundamental para lograr la fecundación, dado que contiene enzimas proteolíticas que disuelven en cemento intercelular de la corona radiata y la membrana pelucida que rodean al ovulo.

· La membrana celular externa selecciona los materiales que entran de las células, siendo en consecuencia su integridad estructural elemental para la vida funcional de los espermatozoides. Es muy sensible, a las injurias causadas por un medio químico adverso y a condiciones térmicas incompatibles con una normal funcionalidad y poder fecundante.

· El envejecimiento o pérdida de funcionalidad comienza rápidamente después de la eyaculación, aumentados significativamente por un mal manejo.

Para conservar adecuadamente las pajillas de semen que nos servirán para la inseminación, debemos asegurarnos del llenado suficiente del tanque criogénico con nitrógeno a -196ºC. Comprobar el nivel de nitrógeno una vez a la semana, usando una regla oscura, la condensación del aire ayudará a mostrar el nivel.

Asimismo, es importante conocer la tasa de evaporación del tanque y tener una etiqueta en el tanque que indique el nombre de los toros que estén en la canastilla.

Se debe mantener el tanque solo en lugares ventilados, frescos y siempre en posición vertical. La tapa no puede quedar herméticamente sellada, puede provocar una explosión violenta debido al incremento de la presión dentro del recipiente.

La tapa se mantendrá siempre libre de humedad, de lo contrario, el agua se congela, lo cual dificulta el destapado y puede quedar hermético.

El descongelamiento del semen es un ítem cuyas consideraciones no deben ser sobrepasadas. Una vez seleccionada la pajilla se sumerge por 30 segundos en agua templada a una temperatura de 35º a 36º. Se retira la pajilla del agua y se la seca con papel toalla. No descongelar la pajilla en la mano o en la boca o en el bolsillo o en agua fría.

Está perfectamente demostrado que cualquiera de estos procedimientos mata muchos espermatozoides, disminuyendo las tasas de preñez. Es importante descongelar una pajilla a la vez.

La descongelación debe ser un proceso rápido, donde el inseminador debe trabajar con destreza para invertir el menor tiempo posible. El semen debe llegar rápidamente al baño de descongelación. Bajo ningún concepto se puede volver a congelar un semen que haya sido descongelado.

Durante la búsqueda de la pajilla en el tanque, ésta debe mantenerse en el cuello del tanque durante pocos segundos. Evitar tener el canastillo con semen en el cuello del termo. Si en ese tiempo no se puede localizar el semen, descender el canastillo durante unos segundos y hacer otro intento. Usar la pinza metálica para agarrar la pajilla. Evite todo contacto con la piel y ojos que pueden ser dañados.

El agua mata los espermatozoides, por lo que se debe tener cuidado con el secado de los tubos y que no entre agua del baño a los mismos. La orina, la sangre, los desinfectantes, así como la luz directa del sol también dañan severamente el semen. Asimismo, se debe evitar mover el baño durante la descongelación, debido a que los movimientos bruscos del semen descongelado producen daños irreversibles.

Introducción de la pajilla en el aplicador: Calentar el aplicador de inseminación para que no haya un cambio brusco de temperatura que pueda afectar al semen.

Cuando sea necesario incorporar nitrógeno en la conservadora vacía, deberá hacerse lentamente y en cantidades reducidas, sobre todo al principio, para tener enfriamiento progresivo. Si no se procediese así, la rápida evaporación produciría el rechazo del líquido, con el consiguiente desperdicio y riesgo de quemaduras.

Una vez que termina cada inseminación (por la mañana y por la tarde), deben lavarse correctamente los tubos de redilución y deben estar bien secos antes de usarse nuevamente (si no son descartables).

No usar tubos sucios, cánulas o vainas ya usadas; ni utilizar una pajuela para dos hembras, pues obviamente disminuye la cantidad de espermatozoides sembrados por servicio y puede ser la vía de contagio de distintas enfermedades.

Capacitación y experiencia del inseminador

Considerando la importancia de todos los cuidados mencionados en el manejo del semen, igualmente se debe acotar que la perdida de material seminal, no necesariamente disminuye significativamente la fertilidad del semen al reducirse la cantidad de espermatozoides por unidad de siembra, mientras el inseminador tenga alta eficiencia y, como consecuencia de un mejor manejo del semen además de una correcta siembra, deposite más espermatozoides viables en el cuerpo del útero.

Se van adquiriendo paulatinamente procedimientos incorrectos que luego se adoptan como técnica de rutina, la sumatoria puede disminuir considerablemente la tasa de concepción.

Uwland, en 1983, comprobó que la sugestión del inseminador (ante comentarios negativos sobre el semen) podría alterar el porcentaje de concepción. Se realizó un ensayo en inseminadores de distintos niveles de eficiencia a quienes se les informó que las pajillas con marca negra podrían contener semen más fértil.

Es importante que los programas de sincronización de celos estén supervisados por un médico veterinario.

 

Comentarios
08 noviembre 2012 | 3:44:47 PM GREGORIO SOLIS QUISPE
excelente articulo sobre las fallas mas comunes en la inseminacion artificial
Agregar nuevo comentario

Publicidad
Artículos más vistos

Buenas prácticas de ordeño para producir leche de calidad

En nuestro país la implementación d...

Desplazamiento de abomaso a la izquierda en vacas lecheras

El desplazamiento de abomaso es una a...

Beneficios que otorga la genética en la producción ganadera

Nuevos avances en la tecnología repr...

La prueba de tuberculina

La prueba de tuberculina constituye, ...

Inseminación artificial: ¿De qué depende su éxito o fracaso?

La inseminación artificial (IA) es e...

Neosporosis bovina: un problema latente de la ganadería

La Neosporosis se ha convertido en un...

Manual de manejo y alimentación de vacunos:

RECRÍA DE ANIMALES DE REEMPLAZO EN S...




Actualidad Ganadera © 2018 Actualidad Ganadera no se hace
responsable por el contenido de sitios externos. Leer más.