ARTÍCULO

Bookmark and Share IMPRIMIR

Calostro e inmunidad en terneros ¿Qué tanto sabemos actualmente?

Para alimentar al ternero recién nacido, al momento de colectar el primer calostro de la vaca, aparte de evaluar su calidad con el calostrómetro debemos anotar la cantidad producida.



Fuente: all
AGOSTO 04/2017 | Comentarios(0)

El futuro de un establo lechero de alta producción depende de un programa adecuado para lograr terneras y vaquillas para el reemplazo. Cabe resaltar que lo importante es que el reemplazo sea igual o supere los niveles presentes en producción de leche. Sin embargo, la mortandad de las terneras de menos de tres meses de edad es todo un desafío que puede ser resuelto con un manejo apropiado desde el punto de vista nutricional. El tubo digestivo de un ternero recién nacido es esencialmente de naturaleza no rumiante, la leche se desvía del rumen subdesarrollado pasando por el omaso y abomaso por la ranura esofágica. La mayoría de terneros sanos se ponen de pie a los 30 minutos de su nacimiento y se alimentan una hora después. Si un ternero no se amamanta dentro de las primeras dos horas de vida se le debe ayudar o alimentarlo a la fuerza para asegurar que reciba calostro poco después del nacimiento.

Importancia del calostro

El calostro es la primera leche producida por la vaca después de parir un ternero, éste contiene una cantidad mayor que la normal de vitaminas, proteínas y anticuerpos para su protección contra las enfermedades. La ingestión de estas substancias a través del calostro dentro de las primeras dos horas de vida incrementa de manera substancial las probabilidades de supervivencia del ternero.

Un calostro de calidad aporta la energía necesaria para la termogénesis, facilitando la adaptación del ternero al medioambiente así como la inmunidad para protegerlo durante las primeras semanas de vida. Su composición varía en pocas horas, por ello, se considera de suma importancia la rápida ingesta de calostro de calidad por parte de la ternera. (Ver tabla 1).

Las inmunoglobulinas (Igs) presentes en el calostro son responsables de la transmisión de anticuerpos de la vaca hacia la ternera. Contienen entre 50 a 150 mg/ml de Igs siendo las principales: Las IgG, IgM e IgA. La mayor proporción del total de Igs la ocupa las IgG con 85 – 90%, seguido de las IgM con un 7% y las IgA con un 5% aproximado del total de las Igs calostrales. En la figura 1 podemos apreciar la importancia de suminsitrar el calostro lo más pronto posible aprovechando superar lo que se conoce como el fenómeno de transferencia pasiva. Dicho fenómeno permite la absorción temporal inmediata no selectiva (≤ a las 24 horas) de Inmunoglobulinas (anticuerpos) en el epitelio intestinal del recién nacido. La sobrevivenvia de terneros disminuye, ante una falla de la transferencia pasiva en la cuál los terneros no reciben la cantidad suficiente de IgG.

En muchos establos, el sólo hecho de observar un calostro denso y cremoso supone que estamos frente a un producto de buena calidad; sin embargo, esta técnica visual no es la más adecuada ya que, nos podría indicar que estamos frente a un calostro con alto contenido de grasa pero no necesariamente de un buen nivel de Igs. En la figura 2 podemos distinguir cómo dentro de un mismo grupo de vacas existen marcadas diferencias en la concentración de IgG presentes en el calostro, donde hay animales con bajos niveles de < 16 mg/ ml hasta vacas que pueden llegar a tener concentraciones de IgG de hasta 95 mg/ml en el calostro.

Evaluaciones en campo

¿Cómo podría conocer el ganadero la calidad del calostro? o ¿Cómo saber si la ternera recibe la cantidad suficiente de Igs? Y lo mas importante ¿Qué hacer con las respuestas a las dos primeras interrogantes? Pues bien, de forma práctica, existen dos herramientas de campo que podrían ayudar a tomar una decisión correcta. La primera sería el uso del calostrómetro (lactodensímetro) como herramienta de evaluación de la calidad del calostro. Esta herramienta nos permite estimar la concentración de IgG en el calosto midiendo su gravedad específica. El uso del calostrómetro exige ciertos parámetros de uso dónde la temperatura tiene un impacto directo en el resultado por lo que la bibliografía recomienda realizar estas evaluaciones del calostro a una temperatura promedio de 22°C. La segunda herramienta útil en este propósito es el refractometro, esta prueba es utilizada para determinar el grado de inmunidad alcanzado por la ternera mediante una medición en sangre. Las recientes investigaciones con referencias a este tema, señalan que existe una relación negativa entre el volumen de calostro producido por la vaca y la cantidad de anticuerpos presentes en el mismo.

De acuerdo a la nota publicada en el Iowa State por el Dr. Jim Quigley menciona que uno de los hallazgos más importantes fue descubrir que las vacas que producían más de 8.5 kg de calostro, la probabilidad que éste contuviera suficientes IgG disminuía de 77% a 64% en todas las muestras. Por lo tanto, para alimentar al ternero recién nacido, al momento de colectar el primer calostro de la vaca, aparte de evaluar su calidad con el calostrómetro debemos anotar la cantidad producida. Si la cantidad de calostro producida excede los 8.5 kg, entonces éste, deberá consumirse sólo a los 2 o 3 días posteriores al nacimiento. 

Además, realizando un buen manejo del recién nacido se hará uso de un calostro de buena calidad almacenado como primera toma para el ternero. En Norteamérica, a este procedimiento se le conoce como la regla de las 18 libras (8.5 kg.).

Es importante resaltar que la inmunidad recibida por la ternera depende del momento de la ingestión del calostro (dentro de las primeras 2 horas de vida), estación del año (temperaturas extremas disminuyen la absorción intestinal), la forma de nacimiento (la distocia está asociado con fallas en la trasferencia pasiva), cantidad de calostro (lo mejor es dar 4 litros de una calidad que asegure un mínimo de 50 g/L de IgG), entre otros factores.

Como podemos ver en la figura 4, el uso del refractómetro permite determinar la concentración de proteínas séricas totales presentes en sangre. Así conoceremos los niveles inmunológicos adquiridos a través de la toma del calostro. Esta prueba se conoce como refractometría. La correlación entre proteínas totales e Igs a las 24 horas de nacido es de alrededor de 0.71 lo que significa que el 71% de la variación en la proteína total en la sangre puede ser atribuida a la fracción de IgG proporcionada por el calostro.

La ventaja de esta prueba es que nos permite saber si la ternera recibió calostro de calidad y estimar el grado de inmunidad adquirida; esta es una forma indirecta de supervisar que el personal encargado del área cumpla con proporcionar la cantidad correcta de calostro a la ternera lo más pronto posible.

Para realizar eficazmente la prueba, se extrae una muestra de sangre de la ternera mediante el método de venopunción yugular donde se retira el plasma sanguíneo y se realiza la lectura correspondiente en el equipo. Esta lectura está expresada en valores de proteína sérica total (g/dL). Si la proteína total es de:

•> 5 g/dl: muy buena transferencia.
•4.75 a 5.0 g/dl: buena transferencia.
•<4.75 g/dl: regular a mala transferencia.

Según el Manual de Crianza de Becerras, esta prueba sirve para conocer las tendencias y los niveles inmunológicos de la población en general del establo. En caso de requerir una prueba con alto nivel de sensibilidad para selección de animales de la recría donde el resultado individual es excluyente, existen otros métodos como la prueba de sulfato de Zinc. Sin embargo, en la actualidad la prueba de refractometría es aceptada por organismos importantes como el Consejo Nacional de Mastitis de Estados Unidos.

* Si desea implementar o llevar a cabo la prueba de refractometría en su establo, favor de escribir a las siguientes direcciones:
rcarrion@battilana.biz
aguzman@battilana.biz

Referencias:

Martinez M Abelardo (2003). Manual de crianza de becerras. Editagro. Segunda edición. México Mella, A. C. (2003). Factores a considerar para el logro de una adecuada alimentación con calostro. Santiago de Chile. Universidad de Chile, Facultad de Ciencias Agronómicas, Departamento de Producción Animal. Circular de extensión técnico ganadera, 29, 6-14.

Notas del Dr. Jim Quigley disponibles en: http://www.calfnotes.com/pdffiles/ CN022e.pdf

Campos Manuel (2016). Manejo de calostro, Importancia en bienestar animal, inmunidad de hato, y productividad a largo plazo. South America Veterinary Technical Services, The Saskatoon Colostrum Company.


Bookmark and Share IMPRIMIR

Comentarios
Agregar nuevo comentario



Oficina: Av. De Las Artes Norte #310 San Borja - Perú / Planta: Av. Los Claveles Mz. A Lote A-2 Lurín - Perú
Telf. 511 451-6688 Anexo 103 Nextel 823*7087
aventas@battilana.biz