ARTÍCULO

Bookmark and Share IMPRIMIR

¿Es necesario el uso de grasas de sobrepaso en la lechería moderna?



Las grasas by pass o grasas protegidas son el resultado de la saponificación de los ácidos grasos libres por iones de calcio.
Fuente: all
JUNIO 19/2017 | Comentarios(0)

Rodolfo Carrión Castillo (1),  Angel Guzmán Calderón (2)

1 Jefe del área técnica de rumiantes, Battilana Nutrición SAC
2 Asistente técnico, Battilana Nutrición SAC

Hoy en día es difícil producir altos rendimientos de leche y al mismo tiempo mantener un desempeño reproductivo dentro de los parámetros adecuados. La situación se complica cuando las vacas de alto merito genético para la producción de leche reducen su consumo y no obtienen los nutrientes necesarios para expresar todo su potencial. El resultado es el ya conocido balance energético negativo (BEN). Una consecuencia de este BEN es que produce un efecto adverso sobre la producción de leche pero además; genera un impacto desfavorable sobre la fertilidad y el comportamiento reproductivo (Nebel et al., 2000). Para enfrentar este reto, las grasas se presentan como una importante fuente de energía.

La combustión completa de un gramo de grasa produce alrededor de 9.45 Kcal de energía neta mientras que un carbohidrato típico produce alrededor de 4.4 Kcal; es decir, las grasas aportan 2.25 veces más energía que las fuentes tradicionales como los granos.

Cuando se emplea la grasa en la alimentación de rumiantes, la mayor parte de esta (sobre todo las insaturadas) se pierde debido a la biohidrogenación ruminal durante la fermentación bacteriana. Por otro lado, si ésta se utiliza en grandes cantidades (mayor a 5% de la dieta) se origina reducción en el consumo del alimento al disminuir la digestión de la fibra (Palmquist, D. L., 1996). Además, si la cantidad de grasa (animal o vegetal) es insuficiente esta no podrá ser usada eficientemente.

Los avances en nutrición animal han logrado elaborar productos que van incrementando en complejidad y calidad con el fin de satisfacer las necesidades de las vacas altamente productoras. Las grasas de sobrepaso son una alternativa desarrollada para superar con éxito las necesidades energéticas en rumiantes. Sin embargo, un aspecto que muchas veces pasa desapercibido, es el efecto favorable que las grasas (dependiendo de su composición) tienen sobre atributos no necesariamente energéticos los cuales afectan la salud y reproducción de la vaca lechera de alta producción.

Grasa de sobrepaso

Las grasas by pass o grasas protegidas son el resultado de la saponificación de los ácidos grasos libres por iones de calcio. Esta combinación mediante enlaces químicos formando una sal es lo que comúnmente denominamos jabones cálcicos. La saponificación permite proteger la grasa a la degradación en el rumen cuyo pH normal es entre 6 a 6.3 y pasar inerte e insoluble a través del líquido ruminal hasta alcanzar el abomaso. El pH del abomaso posee valores de entre 2 a 2.5 por lo que la disociación se hace inminente, liberando el calcio y los ácidos grasos libres que serán digeridos en la primera porción del intestino delgado, el yeyuno.

La ventaja de su uso en comparación con otras grasas salta a la vista. Al ser insoluble en el rumen no altera su metabolismo, no recubre la fibra y por lo tanto no afecta su digestión. En su mayoría, los jabones cálcicos son elaborados a partir de ácidos grasos destilados de palma debido a que su perfil lipídico es ideal para rumiantes y su punto de fusión esta alrededor de 38 – 39°C el cual es cercano a la temperatura corporal del animal.

Jabones cálcicos frente a otras grasas by pass

Los jabones cálcicos hoy por hoy son los más usados en el mundo en gran medida por su bajo costo, gran disponibilidad y perfil de ácidos grasos favorable para la nutrición de vacas lecheras de alta producción.

En el mercado existen jabones cálcicos con aceites de otras fuentes (coco, soya, pescado, girasol, etc.) en este caso la recomendación que suele hacerse al productor es fijarse siempre en su punto de fusión pero sobre todo en su composición de ácidos grasos.

Existen diferencias marcadas entre los grasas de sobrepaso que actualmente se presentan en el mercado.

En el cuadro 1 se detallan algunas diferencias físico - químicas que determinan una diferencia sustancial en cuanto a la digestibilidad de cada una de ellas.

Nótese que si bien es cierto los ácidos grasos hidrogenados o fraccionados presentan un mayor aporte de Energía bruta (cuadro 2) sin embargo, la energía neta de lactación es semejante y la digestibilidad del jabón cálcico frente al fraccionado e hidrogenado es superior.

Efectos de la suplementación con grasas protegidas

Efectos sobre la producción

Durante el inicio de la lactación, la vaca presenta un desfase entre la cantidad de energía que consume y la que requiere. Al no lograr cubrir sus requerimientos nutricionales, agudizamos el balance energético negativo en la vaca. Al mismo tiempo las reservas corporales son movilizadas la cual de persistir por periodos prolongados tiene efectos negativos sobre producción, salud y desempeño reproductivo (figura 1). Si la vaca consume poco alimento, ¿Cómo ayudamos a salir de este BEN?

La densidad energética de una grasa es mayor que la de cualquier ingrediente que esta reemplace. Una jabón cálcico con un 85% de ácidos grasos de aceite de palma posee un valor de energía neta de lactación ENl de 6.52 Mcal/kg en materia seca, valor 3.3 veces mayor que la ENl del maíz. De esta manera, se logra un mayor consumo de energía en un periodo en el cual la vaca reduce su consumo de materia seca pero sus requerimientos energéticos se incrementan.

Efectos sobre la reproducción

Un aporte insuficiente de energía por parte de la ración es el principal factor nutritivo que influye sobre la fertilidad. Un consumo pobre de energía provoca un retraso en la maduración sexual y menores tasas de concepción seguidos por el nacimiento de terneros débiles o pequeños (Church, 1993). Luego del parto la vaca ingresa a una fase de lactación cuya mayor demanda energética resta disponibilidad de energía para otras funciones como la involución uterina o el inicio de la actividad ovárica cíclica.

Existen ciertos ácidos grasos que son esenciales (no son sintetizados por los mamíferos) y deben ser suministrados a través de la dieta. Dado el papel específico de ciertos ácidos grasos sobre el proceso reproductivo, la reproducción en vacas lecheras puede ser influenciada y manipulada por el tipo de grasa suministrada más que por la grasa per se (Staples y col, 1998). El mismo autor en una revisión de 18 estudios, menciona que en 11 de ellos, las vacas suplementadas con grasa mostraron incremento en el desempeño reproductivo y que fueron atribuidos a una mejora de la tasa de concepción al primer servicio o por un incremento en la tasa de fertilidad global.

Otros efectos positivos sobre la actividad reproductiva incluyen el incremento en la concentración de progesterona (Staples et al., 1998); mejoramiento de la calidad del embrión (Cerri et al., 2004); Alteraciones en el desarrollo folicular (Staples y Thatcher, 2005) etc.

Y conforme se sigue avanzando en el estudio de grasas by pass con fines no necesariamente energéticos (Thatcher et al., 2006); se ha desarrollado la tecnología de incluir ácidos grasos poli insaturados tipo omega en la manufactura de jabones cálcicos. Esta estrategia es la única que permite suplementar efectivamente dichos compuestos a rumiantes. Diversos trabajos de investigación han demostrado que en algunas condiciones ambientales (stress calórico) y/o alta demanda productiva se obtienen beneficios por dicha suplementación al evaluarse efectos en reproducción y capacidad de respuesta inmune de vacas en lactación.

Los ácidos grasos del tipo omega 6 (linoléico) y omega 3 (linolénico) son considerados esenciales desde el punto de vista dietético pero lo que muchos productores olvidan es que también cumplen funciones hormonales, metabólicas, inmunológicas y reproductivas.

Resumen

Las grasas protegidas, en particular los jabones cálcicos satisfacen las necesidades energéticas de los animales con una menor cuota de materia seca generando espacio para maximizar la utilización de forraje y otros insumos de oportunidad. La elección y el resultado que se obtenga con el empleo de la grasa de sobrepaso más conveniente para la producción deben tomar en consideración la fuente y perfil lipídico. Estrictamente hablando los jabones cálcicos que emplean el aceite de palma como materia prima no son exactamente una grasa sino que son ácidos grasos, es decir, mucho más digestibles que la grasa.

Los efectos no energéticos están asociados al tipo de ácido graso presente en la grasa suministrada. El precio pagado solo por energía no justifica el uso de una grasa by pass, su aporte en ácidos grasos poliinsaturados y que resultan esenciales para fines reproductivos como los ácidos grasos oleico, linoleico y esteárico; deben ser tomados en consideración al momento de elegir la grasa by pass con la cual desea trabajar.

Referencias

Cerri, R., Bruno, R., Chebel, R., Galvao, K., Rutgliano, S., Juchem, W., Thatcher, W., Luchini, D., Santos, J. 2004. Effects of fat sources differing in fatty acid profile on fertilization rate and embryo quality in lactating dairy cows. J. Dairy. Sci. 87(1):297 (Abstr.).

Church, D. C. 1993. El Rumiante. Fisiología digestiva y Nutrición. Editorial Acribia, S.A. Apartado 466. Zaragoza-España.

Nebel, R.L., and McGilliard M.L. 2000. Interactions of high milk yield and reproductive performance in dairy cows. J. Dairy Sci 76: 3257.

Palmquist, D. L. (1996). Utilización de lípidos en dietas de rumiantes. Rebollar PG, mateos GG, de blas C,(eds). Avances en nutrición y alimentación animal. Madrid.

Staples, C.R., Burke, J.M., and Thatcher, W.W. 1998. Influence of supplemental fats on reproductive tissues and performance of lactating cows. J Dairy Sci 81:856.

Staples, C.R., and Thatcher, W.W. 2005. Effects of fatty acids on reproduction of dairy cows. En: P.C.Garnsworthy y J. Wiseman, (eds.). Recent Advances in Animal Nutrition. Nottingham University Press, Nottingham, UK. Pp 229-256.

Weiss, W. P., & Wyatt, D. J. (2004). Digestible energy values of diets with different fat supplements when fed to lactating dairy cows. Journal of dairy science, 87(5), 1446-1454.

Thatcher, W. W., Bilby, T. R., Bartolome, J. A., Silvestre, F., Staples, C. R., & Santos, J. E. P. (2006). Strategies for improving fertility in the modern dairy cow. Theriogenology, 65(1), 30-44.

Weiss, W. P., & Wyatt, D. J. (2004). Digestible energy values of diets with different fat supplements when fed to lactating dairy cows. Journal of dairy science, 87(5), 1446-1454.

Para más noticias del sector ganadero, ingresa a www.actualidadganadera.com


Bookmark and Share IMPRIMIR

Comentarios
Agregar nuevo comentario



Oficina: Av. De Las Artes Norte #310 San Borja - Perú / Planta: Av. Los Claveles Mz. A Lote A-2 Lurín - Perú
Telf. 511 451-6688 Anexo 103 Nextel 823*7087
aventas@battilana.biz