Jueves, 19 de Octubre del 2017
Ingresa a tu cuenta
E-mail:
Contraseńa:
¿Olvidastes tu contraseńa?
Última actualización: jueves 19 octubre 2017

Eficiencia en el hato, retos e implicancias de la génetica

Eficiencia en el hato, retos e implicancias de la génetica

La tarea en el campo genético se encuentra en concretar y/o no descuidar nuestro plan genético en el hato.

La genética es la base del mejoramiento, el cual está dado por su interacción con el medio ambiente, donde un medio ambiente adecuado (alimentación, manejo, clima, instalaciones, sanidad, etc.) determinará el grado de expresión de la genética impresa en el animal, desde el momento de la concepción. Es la genética la que marca los límites de performance de un individuo.

En consecuencia, el presente trabajo periodístico busca entregar una herramienta al productor ganadero, a través de la opinión de connotados especialistas de nuestro sector. Partiremos del concepto: La genética es la identificación de los animales de comportamiento superior al resto (leche, carne, lana, huevos, velocidad, paso, resistencia a factores adversos, etc.) y para tratar de reproducirlos, se requiere realizar una correcta identificación de los ejemplares superiores, a ello se le conoce como selección genética.

En el caso del ganado lechero, la selección de progenitores superiores ha avanzado a pasos agigantados, sobre todo con las recientes pruebas genómicas que, al reducir el intervalo generacional, están aumentando la presión de selección y, en consecuencia, logrando un avance genético más rápido. Los catálogos de las compañías que se dedican a la venta de semen congelado, traen información muy completa y confiable, no solo de los toros, sino también de las familias de vacas. De manera que, los establos que aplican la inseminación artificial, están en mejor posición de avanzar (de forma más rápida y segura) en la calidad genética de sus animales, que aquellas explotaciones en donde se usa, todavía, la monta natural.

El programa genético, cómo desarrollarlo adecuadamente

El primer paso, en opinión de los especialistas, es evaluar las fortalezas y características de nuestro hato, analizar con qué contamos y, a partir de ello, establecer objetivos. Al depender la edificación de cada realidad y tipo de producción que se maneje en el hato, los objetivos serán diferentes para los distintos criadores, considerándose aspectos como el geográfico, sanitario, nutricional, etc. El objetivo principal de la elaboración de un programa genético, se reflejará en concretar las metas establecidas, como lograr vacas que vivan por largo tiempo produciendo leche óptima en calidad y en cantidad, preñando consistentemente y libres de enfermedades.

En palabras de la Profesora Principal de la Facultad de Zootecnia, Universidad Científica del Sur, Ing. Diana Cunliffe, se debe considerar al elegir entre las diferentes casas genéticas qué calidad de semen congelado de ganado vacuno ofrecen. Lo importante es estar seguros que el programa escogido se adecúa a los requerimientos de nuestro hato. El productor o asesor debe empezar a evaluar partiendo desde el padre y la madre (abuelo materno) hasta el valor genético estimado que transmiten los ejemplares escogidos.

En ese sentido, la Ing. Diana Cunliffe, detalla que en la actualidad las casas genéticas extranjeras utilizan a las mejores madres, vacas de elite tanto en tipo como en producción, las cuales son apareadas de manera dirigida con los mejores toros a nivel mundial buscando complementarlas. La urgencia y el reto para nuestro país, explica la Ing. Cunliffe, radica en lograr pronto que los toros nacionales tengan una prueba que primero analice su genealogía, confirmando padre y abuelo materno, y luego nos de un estimado confiable del valor genético que transmiten.

Utilización correcta de la genética en el hato

La utilización correcta en genética, implica realizar cruzamientos correctivos, limitando la consanguinidad. En ese camino, debemos observar a nuestras vacas para tener muy claro en qué necesitan mejorar y, luego, buscar toros que las complementen, corrigiendo estas deficiencias, tanto en tipo como en producción.

Al respecto, el experimentado profesional y asesor de establos ganaderos, Ing. Sergio Olivera, asevera que si bien la genética no es responsable en su totalidad del resultado final, es tarea del productor o veterinario usarla correctamente para lograr acercarse a lo que uno busca, en ese camino, es muy probable que lo que para uno es beneficioso, no lo sea para otros.

En este sentido, expone el Ing. Olivera, se puede detallar la importancia de cómo elegir a los toros para un determinado hato, en el ejemplo del cuadro 1.

 

En 1994 apareció el Mérito Neto, a secas (hoy se cuenta con MN para vida productiva, MN para leche y MN para queso), el MN engloba varios parámetros de importancia económica: leche, grasa, proteína, vida productiva, recuento de células somáticas, compuesto de ubres y compuesto de patas y pezuñas, es decir, todo en un solo índice.

“Considerando esta aseveración, la tarea consistirá en trabajar en base a los aspectos relacionados al Mérito Neto, pues ahí se encontrará el diferencial de una relación costo = beneficio, favorable para el ganadero. Entonces, después de filtrar a los toros por valores positivos en leche (no es necesario que la leche sea muy alta) y por componentes, el porcentaje de grasa, el porcentaje de proteína y por compuesto de ubres, de patas y pezuñas, se debe escoger solo a un pequeño grupo de toros” argumenta el Ing. Olivera.

En este análisis cabe el siguiente cuestionamiento: ¿Cuál es el costo real de la pajilla? En este sentido, no necesariamente, el toro más caro, ni el más barato suelen ser la mejor opción: Es un asunto de Costo=Beneficio, y en ese camino se debe buscar rentabilidad, explica el Ing. Olivera.

 

Eficiencia, sinónimo de reducir los riesgos

En todo apareamiento existen riesgos, y van a seguir apareciendo recesivos en la población, que irán siendo identificados, a través de la genómica.

Para reducir estos factores negativos, el usar toros con información confiable, se vuelve una herramienta fundamental en el camino de lograr la tan ansiada eficiencia.

En palabras del Profesor Principal de la Facultad de Medicina Veterinaria de la UNMSM, Dr. Luis Coronado Seminario, la observación de los métodos de mejoramiento genético, actualmente en uso, permite detectar algunos puntos que podrían ser llamados limitantes para el progreso genético. Asimismo, detalla, se pueden citar los siguientes:

1. Falta de definición clara de los objetivos de la cría, en términos del producto final: La consecuencia de este aspecto es la inclusión, en los criterios de selección de caracteres poco o nada correlacionados con el valor económico del producto.

2. Falta de objetividad y de exactitud en la evaluación de los caracteres productivos: La subjetividad en la evaluación de los caracteres productivos (el ojo como sustituto de la balanza; la memoria en lugar de los registros de producción) trae como consecuencia una reducción sensible del diferencial de selección y de la exactitud de la selección.

3. Comparaciones entre animales criados en diferentes condiciones ambientales: Uno de los principios básicos de la selección animal es que las condiciones de alimentación, manejo, sanidad etc., sean lo más homogéneas posible entre los individuos.

En conclusión, argumenta el Dr. Luis Seminario, todos los animales reciben las mismas oportunidades de selección. Frecuentemente, se comparan animales racionados con animales a campo, o individuos provenientes de establecimientos diferentes, etc., entre otros tantos.

Cruzamiento de razas lecheras, métodos y características para realizarlo

En este campo, el Ing. Sergio Olivera recomienda, “Aunque a los puristas de las razas no les gusta mucho, el cruzamiento entre razas lecheras es una buena opción para mejorar la productividad de un hato, porque aparte de beneficiarse de la heterosis (vigor híbrido), se puede combinar y complementar características productivas de las razas intervinientes en el cruce: leche, grasa, proteína, fertilidad, resistencia a la mastitis, docilidad, etc”.

Un reconocido referente en el desarrollo de cruzamientos de ganado lechero es el Dr. Les Hansen, de la Universidad de Minnesota (USA), detalla el Ing. Olivera. Según Hansen -agrega - en los cruces rotacionales, en el tiempo y en la población de cruzadas, el uso de 2 razas ofrece 67% de hibridación. Con el uso de 3 razas se logra 86% y, usando 4 razas, se puede alcanzar 93%. El mejoramiento de pasar de 3 a 4 razas es menor que pasar de 2 a 3, y ello es lo que recomienda el Dr. Hansen: usar 3 razas en cruce rotacional, porque este concepto logra un alto grado de hibridación y, en el manejo práctico, es más sencillo y fácil de implementarlo.

El Dr. Hansen recomienda las siguientes tres razas:

a. Para explotaciones en confinamiento: Holstein – Roja Sueca – Montbeliarde.

b. Para explotaciones al pastoreo: Roja Sueca – Jersey – Normanda.

El tema del cruzamiento de razas lecheras, explica el Ing. Olivera, surgió no hace mucho, a raíz de la inquietud que generaba la tendencia a la baja de la fertilidad de la raza Holstein. Afortunadamente, esta es una situación que se está revirtiendo. Ahora, en los catálogos de toros, figura la fertilidad del toro y la de sus hijas. Y es en California (EE.UU.), donde se ha practicado el cruzamiento entre razas lecheras, y se sigue practicando, con más intensidad.

“En California hay hatos lecheros con 4 mil o más vacas cruzadas. Hatos con producciones que no envidian, para nada, a los de Holstein puras; pero con leche de más sólidos. California es un mercado de sólidos: más del 60% de la leche va para quesos”, añade el asesor de establos, Ing. Sergio Olivera.

“Siguiendo las recomendaciones del Dr. Hansen, en el establo El Olivar, iniciamos en la segunda mitad del año 2003, un programa de cruzamientos con 3 razas para mejorar fertilidad, calidad de leche y resistencia a la mastitis. La idea era tener alrededor del 20% de las vacas cruzadas para evaluar sus resultados. Al no contar con Roja Sueca, se la reemplazó con Jersey. Este programa se interrumpió los últimos 3 años por razones sanitarias, SENASA bloqueó la importación de semen de Francia y no se contó con toros de raza Montbeliarde, actualmente, ya se ha retomado debido a su necesidad”.

En ese sentido, las estadísticas recogidas por el Ing. Olivera, en torno a este trabajo se muestran en el cuadro 2, “Comparativo entre Vacas Holstein Puras y Vacas Cruzadas”, y sus principales conclusiones son las siguientes:

 

• Resulta claro que las vacas cruzadas, hasta el alcance de estos datos, han respondido a lo que se esperaba de ellas: mejores parámetros reproductivos, mejor calidad de leche y poca diferencia en producción de leche.

• Habida cuenta que las cruzadas producen menos cantidad de leche que las Holstein, significativamente más sólidos, no cabe duda que son más rentables: como son más chicas, comen menos, pero facturan más.

• No se ha evaluado la resistencia a la mastitis, pero el 6.7% del total de las Holstein enviadas al camal (75 de 1,115) fue por problemas de mastitis, mientras que en las cruzadas, la eliminación por mastitis fue de 3.4% de la saca total (2 de 59). Esto permite suponer que las cruzadas son más resistentes a la mastitis.

• Otra observación interesante, con respecto a las vacas cruzadas, es que soportan mejor el stress del verano: no baja tanto, ni su producción, ni sus parámetros reproductivos. Además, son mejores “pobres”: se acomodan mejor a una alimentación austera. Y por último, son más dóciles y fáciles de manejar, más “amigables” como dicen de los programas de cómputo.

La tarea en el campo genético se encuentra en concretar y/o no descuidar nuestro plan genético en el hato. El ganadero de nuestros días, debe estar preparado e informado sobre los últimos adelantos en genómica y, principalmente conocer el rendimiento de sus animales; utilicemos herramientas confiables para elegirlos.

La ruta a la eficiencia de nuestro hato, estará en la investigación y la decisión oportuna en materia genética que apliquemos.

Comentarios
15 enero 2014 | 4:27:02 PM JORGE
Me gusta su articulo, es interesante y vale recalcar que el valor híbrido en la F1 Y F2 es bastante influyente y trae consigo buenos indices productivos y reproductivos; en caso de sierra, en su mayoría son mejores que las razas puras, tengo experiencia con las razas holstein y brown swiss en los sistemas extensivos donde no se hacen buenos manejos de pasturas y potreros. Lo que siempre queremos en el caso de Chachapoyas son las razas europeas tanto en holstein y brown swiis y otras razas nos pudieran recomendar para hacer los cruzamientos. Dado que en nuestro sistema no nos conviene mucho las pajuelas nacionales y americanas que son practicamente similares obtenidas de sistemas intensivos ya que no lograremos sacar su maximo rendimiento lechero; pero, con las razas europeas tambien estaremos incrementando carne en la saca de terneros y al final del ciclo productivo o descarte. Grasias por su atensión. Jorge Mas R. sagrodesa.srl@gmail.com (Gte. SAGRODESA SRL)
23 setiembre 2013 | 2:25:12 PM LUIS ENRIQUE
buenas tardes amigos, interesante articulo, que se puede aplicar para la ganaderia de costa o sierra donde se adaptan este tipo de animales y que descubren su potencial con todo llo que se les suministra.....la consulta es si podemos hacer un estudio aqui en Loreto sobre ganaderia lechera, justo en el tema este de genetica....por favor si nos pueden ayudar a mejorar la genetica en esta parte de la selva que es sui generis como zona ganadera.....agradeceria tener alguna respuesta o contacto para mas o menos graficar lo que persigo con este tema. Gracias de antemano M.V. Luis E. Farroñay Salazar SENASA LORETO mail: lefasa270478@hotmail.com
Agregar nuevo comentario

Publicidad
Reportajes más vistos

Eficiencia en el hato, retos e implicancias de la génetica

La tarea en el campo genético se enc...

Clima Extremo

El sector ganadero peruano frente al ...

Tuberculosis Bovina y su repercusión en la producción ganadera

Es una enfermedad que afecta directam...

Vacas madres

Los retos genéticos, alimenticios y ...




Actualidad Ganadera © 2017 Actualidad Ganadera no se hace
responsable por el contenido de sitios externos. Leer más.